Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
DIARIO DEL ALTOARAGÓN dispone de un sistema de gestión certificado de acuerdo a las normas ISO 9001: 2008 en calidad e ISO 14001:2004 en medio ambiente por SGS iCS
VIERNES
25
MAYO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 
GENTE DE AQUI
 

"Agradezco el haber podido trabajar toda la vida en lo que me gusta"

Joaquín Marro durante una de sus visitas a Huesca.
12
El oscense Joaquín Marro es catedrático de Física en Granada



V.G.
24/05/2009

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


HUESCA.- Desde pequeño supo que su futuro estaría en el mundo de la ciencia, un ámbito en el que ha cosechado numerosos éxitos y al que llegó tras convencer a su madre de que su futuro pasaba necesariamente por esta rama del saber. Joaquín Marro estaba predestinado a ocupar el puesto de su padre en la farmacia oscense que a día de hoy aún lleva su nombre. "Mi madre estaba empeñada en que estudiara Farmacia porque era el hijo mayor. Quería que uno fuera farmacéutico y el otro médico", explica Marro, que llegó a ocuparse de la botica por un breve periodo de tiempo, una experiencia que sólo le sirvió para comprobar que su vocación no pasaba por ahí.

"Cuando mis padres tenían que ir a algún sitio, yo me quedaba con el mancebo llevando la farmacia, porque entonces no era obligatorio que estuviera el farmacéutico. Pero yo tuve claro desde siempre que me gustaban la Física y las Matemáticas". Tuvo que convencer a su madre, que "estaba muy disgustada con aquello".

"Mi padre me defendía para que hiciera lo que quería, y me ayudó mucho", recuerda Marro, que con el tiempo también consiguió convencer a su madre. "Era muy tozuda, pero también muy inteligente. Ella intentaba influir y, cuando vio que no era posible, dijo: "Muy bien. Entonces tu hermano será el farmacéutico y tú serás el médico". Con su padrino, el médico y forense Juan Gorgues, comprobó que la sangre "no le gustaba nada" y que no le convencía "nada que tuviera que ver con la Sanidad", una decisión que su madre aceptó finalmente, aunque sin dejar de preguntarle: "¿Cómo va a estudiar algo que no entiendo ni yo ", recuerda entre risas Marro, que recibió la aprobación de sus padres para estudiar Física y comenzar a labrarse un futuro lleno de éxitos y logros.

Zaragoza fue su primera parada. Allí estudió la carrera y conoció a Julia, su mujer, de quien no se ha separado en los últimos cuarenta años. "En Zaragoza me fue muy bien. Allí había un profesor muy brillante, que acababa de llegar de Estados Unidos, y que me propuso irme con él a Barcelona a hacer el doctorado. Yo estaba en cuarto y acepté. Al final eso me llevó a pasar veinte años más en Barcelona", explica el oscense, que llegó a ser catedrático en la ciudad condal en este tiempo. Sin embargo, la vida aún le reservaba algunas sorpresas que le llevarían al otro lado del Atlántico, y que le demostrarían de nuevo el cariño de los suyos.

"Estando en Barcelona me dieron una beca Fulbright, el premio más importante y que más puertas me podía abrir en ese momento. Yo iba a casa pensando cómo se lo explicaba a mi mujer, que era enfermera", convencido de que se marcharía solo y dejaría a su mujer y su hijo recién nacido en España. "Entonces ella me dijo: ¿Cómo no vamos a ir? Nos vamos todos. Ella dejó su trabajo, que fue algo bastante dramático, pero que decidió así". La aventura estadounidense duró tres años. "Allí me fue muy bien, y me propusieron quedarme. Pero esta vez, cuando fui a casa, mi mujer me dijo: Esta vez no. Nos vamos los dos otra vez para España, donde quieras, elige la universidad que quieras, pero allí. Y volvimos a Barcelona". Sin embargo, pesó demasiado en su contra la inseguridad de una gran ciudad, con lo que, pasado el tiempo, decidieron buscar un nuevo emplazamiento. "Empezamos a mirar y elegimos, entre los dos, Granada, porque la Universidad de la ciudad era muy grande, la tercera de España por tamaño, y era importante. Vi que allí podía hacer un grupo de trabajo, había condiciones favorables, y la ciudad era muy agradable". De esto hace ya más de veinte años, lo que no impide que Joaquín Marro tenga muy claro quién es y de dónde viene. "Yo me siento de Huesca, mis referencias de la niñez son de aquí, y son muy perdurables. No viví grandes aventuras". Pero sí algunos episodios que de alguna manera marcarían su futuro. "En el colegio (San Viator) hubo un profesor muy importante para mí. Él entendía muy bien la Física y me hizo ver que eso era lo que me gustaba".

Tampoco olvida a uno de sus profesores "de letras" que le iba pasando todos los clásicos. "Gracias a eso aprendí a escribir bien", asegura el catedrático, que también dio en Huesca sus primeros pasos como profesor. "Estaba terminando la carrera y me quería comprar un coche, un Seiscientos de los que se llevaban entonces. Mi padre me dijo que, si era capaz de ganar la mitad del dinero, él me ponía la otra mitad. Y ese verano, el del 67, me quedé aquí todo el verano y me dediqué a dar clase a chicos que estaban atascados en el Preuniversitario. Me aprobaron todos los que cogí. Eso me hizo ver que me gustaba". Sin embargo, también aprendió que no le gustaba dar clases "a chicos muy jóvenes muy pocos motivados, que el maestro era otra cosa" diferente a lo que a él le gustaba. Esta lección le llegó en El Aaiún, donde quiso dar clase durante el servicio militar.

Joaquín Marro recuerda con la misma intensidad cada uno de estos momentos. De todos y cada uno aprendió algo que le sirvió para llevar su vida por el camino que le gustaba, el de la Física y también el de la docencia. "A mí me gusta mucho lo que hago, disfruto haciéndolo y para mí no es un trabajo. Y los logros que he conseguido no han sido de esos de los que muchos dicen: ¡Uy, toda la vida trabajando para esto! Yo agradezco el haber podido trabajar toda la vida, y espero poder trabajar muchos años todavía en lo que me gusta. He disfrutado mucho, y sigo disfrutando. Y me gusta mucho la interacción con los jóvenes, que te mantiene joven y te hace ver las cosas de otra forma. A mí no me molesta la algarabía de muchachos como les molesta a todos los de mi edad", asegura el catedrático, que ha emprendido hace unos meses su última cruzada divulgando las posibilidades de la ciencia a través del libro "Física y vida".

"Con el tiempo te das cuenta de que has hecho muchas cosas, que tu trabajo es muy citado, pero no trasciende. Y sin embargo escuchas cosas en la radio y en la televisión que son memeces y que trascienden. Y piensas que a lo mejor tienes una responsabilidad. Y eso es lo que me ha movido a mí. Y da mucho trabajo, porque estos libros se venden siempre muy mal, no te dan un duro, y sin embargo han sido dos años muy dedicado al libro. No compensa, pero era un reto. Y me parecía que tenía esa obligación".

Ahora, Marro centra parte de sus esfuerzos en difundir el contenido de este libro, una labor que le ha traído a Huesca en dos ocasiones a lo largo de este año, y que le han permitido estar con los suyos, recordar sus momentos de juventud en la que fue su ciudad y recuperar un acento que pierde en cuanto regresa a Granada. Sin embargo, asegura, las raíces son las raíces. "Soy de Huesca, recriado en Barcelona y ahora me están reciclando en Andalucía. Pero me siento muy de aquí", concluye este ciudadano del mundo.


Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 6


Encuesta
¿Le parece bien que Montero e Iglesias hayan adquirido un cotoso chalet?
•  Sí, tienen su derecho.
•  No, es incoherente con los ideales que critican.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 1

Imágenes del día
45 y 46 de 67

Enlace interno 4

Enlace interno 8

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí