print
 

"Una alternativa más barata a la farmacología es recetar actividad física"

Javier Segura del Pozo.
Javier Segura del Pozo es subdirector de Prevención y Promoción de la Salud del Ayuntamiento de Madrid

La terapia farmacológica ha contribuido de forma notable a mejorar la salud de la población, enfermedades que hace poco eran incurables hoy tienen tratamiento, pero existen otras vías, más allá de las pastillas, que también garantizan una mejora de la salud del paciente. Esa "alternativa" o "suplemento" es el deporte.



V. ALLUÉ
21/10/2017

HUESCA.- "Hay evidencias científicas de que una actividad física regular es positiva para la salud", afirma Javier Segura del Pozo, subdirector general de Prevención y Promoción de la Salud del Ayuntamiento de Madrid. "El gran reto -prosigue- es cómo podemos ponerlo en práctica para que la ciudadanía aumente su nivel de actividad física y lo mantenga".

La solución al desafío no es fácil porque implica a muchos agentes. "Hay que cambiar los entornos, no sólo se requiere la colaboración de los centros sanitarios y deportivos, también tienen que cambiar las políticas públicas", advierte el experto, quien, entre otras estrategias, plantea la posibilidad de "pasar de un sistema sanitario con una respuesta muy farmacologizada, a pensar que hay una alternativa más barata, el ejercicio físico".

Reconoce que "los medicamentos son importantes", pero insiste en que el Sistema Sanitario debería "pensar en recetar más actividad física".

El subdirector general de Prevención y Promoción de la Salud madrileño abrió el pasado jueves la jornada "La promoción de la actividad física y la salud en la ciudadanía", organizada en Huesca en el marco del proyecto Capas-Ciudad, con una conferencia sobre "salud comunitaria y actividad física", en la que habló de algunos de los proyectos que desarrolla su departamento.

Habilitar sendas urbanas para facilitar los desplazamientos andando o la intervención en patios escolares para promocionar los buenos hábitos desde la infancia fueron algunos de los ejemplos que puso, y que fácilmente se podrían exportar a Huesca, aunque, para el experto, lo importante es que cada ciudad sea capaz de lanzar sus propios programas o adaptarlos a la realidad de su entorno. En este sentido, el proyecto de promoción de la actividad física de Capas-Ciudad le pareció "un gran acierto".