print
 
RIBAGORZA - TURISMO RELIGIOSO

La creación de un templo budista recuperará una aldea de Cajigar


El proyecto religioso es similar al de Panillo, también en un paraje de gran valor, y podría estar finalizado en dos años



ELENA FORTUÑO
23/11/2018

GRAUS.- Ribagorza contará en un par de años con una nueva comunidad budista que se ubicará en el municipio de Monesma y Cajigar, en concreto, en el espléndido entorno natural de la Aldea Sampere, actualmente deshabitada. Tras la compra de la casa y la finca por los impulsores de esta iniciativa religiosa, desde el Consistorio se han iniciado ya los trámites para que las obras puedan comenzarse cuanto antes. No obstante, la alcaldesa, Montserrat Morancho, considera que pueden alargarse debido a que se requieren varios permisos de medio ambiente, además de la tramitación urbanística de un Plan Especial que, concretamente, fue publicado ayer en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), dada la idiosincrasia de la zona.

El Ayuntamiento de Monesma y Cajigar publicó este jueves en el BOA el anuncio relativo a la exposición pública del Documento Avance de Plan Especial de recuperación de la Aldea Sampere. En el texto se explica que se somete a exposición pública este documento de recuperación de la citada aldea y también de su estudio de evaluación ambiental, para que durante un mes se puedan formular sugerencias y, en su caso, otras alternativas, por cualquier persona. Los documentos de este Plan Especial de recuperación de la Aldea Sampere y estudio de evaluación ambiental pueden, según recoge el BOA, ser examinados durante este tiempo en las dependencias municipales ubicadas en Cajigar.

La alcaldesa confirmó que el propósito de los compradores es instalar una comunidad budista en la zona. "Van a hacer algo budista, rehabilitando la aldea para que, además del templo, se hagan retiros", dijo mientras comentó que dada la naturaleza de la zona, el proyecto podría dilatarse en el tiempo. "Puede tardar dos años o más porque necesitan permiso de Medio Ambiente, del Inaga y que salga el Plan Especial", detalló Morancho, quien muestra una ilusión moderada ante el proyecto de instalación de la comunidad budista en su municipio. "Es otro tipo de asentamiento de población y de turismo, pero está bien porque siempre es movimiento para el pueblo", indicó recordando que el municipio cuenta en la actualidad con poco más de 80 habitantes distribuidos en Cajigar, como núcleo principal y en Monesma, que se reparte en varias aldeas.

La Aldea Sampere es un lugar idóneo, consideró la alcaldesa, para este tipo de proyectos. "Es una zona muy bonita con una gran casa rodeada de pinar. Ahora lo han clareado un poco y está aún mejor. En estos momentos, se está arreglando la primera parte de la pista y luego hay un camino en la última parte", especificó. La entrada a esta aldea se encuentra en uno de los dos accesos hacia Arén por pista con que cuenta el municipio.

En nombre de la comunidad budista que ha adquirido Aldea Sampere, Anne Marie confirmó que el previsto en Monesma-Cajigar es un proyecto religioso, similar al establecido en el núcleo grausino de Panillo en 1985, también en un paraje natural de gran belleza. "No es la misma escuela que la de Panillo, pero somos hermanas", indicó. La comunidad budista de Panillo está vinculada a los linajes Dagpo y Shangpa Kagyü, mientras que la que se instalará en Monesma-Cajigar corresponde a la escuela Karma Kagyü, el linaje de transmisión más grande dentro de la escuela Kagyü y una de las que están teniendo un mayor crecimiento en Occidente.

Aunque no desveló todo el contenido del proyecto previsto por esta comunidad budista en Monesma-Cajigar, Anne Marie confirmó que se levantará un templo y varias estupas, además de distintas construcciones para la comunidad fija y otras dedicadas a retiros espirituales.