print
 
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Más de dos meses sin trabajar y esperando a cobrar el "erte"


Los ahorros o los apoyos de las familias ayudan a los numerosos trabajadores en expediente que aún no han recibido ni un pago del Servicio Público de Empleo Estatal



O. ISARRE
24/05/2020

HUESCA.- Comerse el colchón de los ahorros -el que los tenga-, tirar de las ayudas de la familia e incluso en ciertos casos recibir comida de los jefes. Así están sobreviviendo los innumerables, y todavía sin cuantificar, trabajadores afectados por un ERTE que todavía no han cobrado pese a que la mayoría de estos expedientes temporales de regulación de empleo se presentó al poco de decretarse el estado de alarma, hace ya más de dos meses.

El Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) no ha facilitado esta semana la cifra de trabajadores altoaragoneses en ERTE ni el desglose de cuántos han cobrado ya el paro y cuántos siguen esperándolo. A falta de datos oficiales, es raro no conocer a varias personas afectadas por un ERTE y que todavía no han cobrado el paro.

CCOO afirma que "la semana pasada se resolvieron bastantes casos" y, aunque "la mayoría" de afectados ya ha recibido el ingreso, "aún hay gente sin cobrar". El sindicato también indica, como algún empleado en ERTE que no ha recibido el paro, la posibilidad de que los pagos no se estén haciendo por "errores" de las gestorías o empresas encargadas de tramitar la documentación.

El otro sindicato mayoritario, UGT, apunta que hasta la fecha no ha recibido muchas quejas por este motivo.

La última cifra oficial que se dio a conocer -a mediados de mayo- hablaba de 2.774 ertes tramitados en la provincia con 12.959 trabajadores afectados. Desde esa fecha -13 de mayo- se ha avanzado en la desescalada pero no se conoce su impacto en los expedientes temporales.

Más allá de la incógnita de cuántos trabajadores en ERTE están sin recibir ingresos, la realidad de quienes están en esta situación es muy dura y hay que remontarse a los años más difíciles de la anterior crisis para encontrar algo similar.

Es el caso de Laura, camarera oscense que tuvo el último ingreso a finales de marzo, medio mes que le pagó su jefe. "Gracias a dios, mi marido trabaja y también tiramos de ahorros" para mantener a una familia formada por la pareja y dos niños de 3 y 2 años. El bar en el que trabaja entró en ERTE con el estado de alarma y no prevé reabrir hasta el 1 de junio. "La perspectiva es mala, mala", apunta Laura. Además del presente inmediato, su incertidumbre también es a futuro: "Temo que tampoco cobremos en junio".

No acaban aquí las preocupaciones, aunque estas ya no son materiales. Con los colegios cerrados, "si me sacan del ERTE, ¿quién cuida a mis hijos. Mis padres están en Zaragoza, mi suegra trabaja... Y esta situación le pasa a mucha gente", afirma.

A falta de recibir el ingreso del Sepe, Laura, al igual que el resto de sus compañeros, se ha encontrado con una ayuda inesperada: "Mis jefes nos compraron un montón de comida. No tenían que hacerlo, no tenían ninguna obligación".

"No he cobrado ni un clavel desde el 6 de abril, cuando la empresa pagó la parte correspondiente de marzo". Así resume la situación Javier Izaga, trabajador de Audi en Monzón, quien entró en ERTE el 17 de marzo.

A diferencia de Laura, la pareja de Javier tampoco trabaja -"es autónoma y no percibe nada"-, por lo que su única salida ha sido tirar de ahorros para mantenerse ellos y su hija. "Algo había de colchón y aguantamos, pero hay mucha gente que lo está pasando muy mal porque el colchón también se acaba", lamenta Javier, que añade que su mujer ha tenido que sacar reservas de comida del bar que lleva.

Por suerte, la empresa de Javier levanta parcialmente el ERTE y él es uno de los que vuelve. "Así en junio ya cobraré algo seguro".

Una situación que, sin ser buena, es muy diferente a la de "algún compañero que ha tenido que pedir ayuda a sus padres".

 

EL SEPE AFIRMA QUE LAS PRESTACIONES SE PAGARÁN ESTE MES

 

El Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) afirmó esta semana que ha reconocido "más del 98 %" de todas las prestaciones de los ERTE presentados desde el inicio de la pandemia y que "ya están abonadas a los trabajadores afectados". El Sepe cuantifica en más de 3,4 millones las prestaciones aprobadas y ya abonadas en toda España.

"El ritmo de reconocimiento actual en el Sepe ha recuperado la normalidad, prácticamente no hay prestaciones pendientes de reconocer más allá de las que estamos subsanando por errores detectados en sus datos y las que han entrado diariamente nuevas, que se están reconociendo", señaló Gerardo Gutiérrez Ardoy, director general del Servicio Público de Empleo Estatal.

El Sepe afirmó que los errores detectados en los ERTE por coronavirus presentados "son ajenos" al propio Servicio Público de Empleo Estatal y que se tratan, "habitualmente", de fallos en los números de documento de identificación de los trabajadores o en otros datos de la información relativa a los propios empleados incluidos en estos expedientes temporales de regulación de empleo.

 

PRESTACIONES PAGADAS ESTE MISMO MES

 

Por otra parte, y gracias al acuerdo alcanzado con las entidades financieras, las prestaciones pendientes ya están siendo abonadas este mismo mes, dado que el reconocimiento es diario, comunicó el Servicio Público de Empleo Estatal.

Con esta iniciativa, las personas cuya prestación pendiente haya sido reconocida por el Sepe no tendrán que esperar hasta el día 10 de junio para cobrar la prestación, como se venía haciendo históricamente y se realiza una actualización diaria con las entidades bancarias.

Así, todas las prestaciones pendientes se abonarán en el mes de mayo.

Este convenio, firmado con las entidades financieras y publicado este mismo mes en el BOE, se suma al acuerdo ya alcanzado en abril para adelantar a principios de mes el pago habitual de la prestación.

Cabe recordar que los ERTE por fuerza mayor a causa del coronavirus fueron una de las primeras medidas laborales que se adoptaron. La consideración de fuerza mayor hace que todos los trabajadores tengan derecho a paro, hayan cotizado lo suficiente o no, y que no se reste este tiempo del que ya tuvieran reconocido. Por su parte, los empresarios no tienen que pagar las cuotas de Seguridad Social.