print
 
OBITUARIO

Fallece Ricardo Oliván Gracia, exalcalde de Huesca y diputado provincial y autonómico


El empresario tuvo un papel fundamental en la configuración de las modernas fiestas de Huesca



JAVIER GARCÍA ANTÓN
22/10/2020

HUESCA.- Ricardo Oliván Gracia ha fallecido este jueves a las 88 años de edad, ocho meses después de que partiera su compañera de vida, Conchita Bellosta, siempre juntos hasta el final. Esta mañana anunciaba la despedida su hijo mayor, Ricardo, fruto del matrimonio que alumbró a Elena, Fernando y Gerardo.

Ricardo Oliván ha sido una de las personas que han marcado la impronta en la configuración de la Huesca actual. En su actividad como constructor, dejando su sello empresarial incólume por su vocación de ser siempre pulcro en todas las facetas de su vida. En ese sector, participó en el nacimiento de la Federación de Asociaciones de la Construcción que presidió en los orígenes, entregando toda su pasión al asociacionismo derivado de la Ley de Libertad Sindical de abril de 1977.

Oscense sin complejos y con mucho entusiasmo, fue concejal del ayuntamiento de Huesca en el tardofranquismo, cuando inició sus responsabilidades como presidente de la Comisión de Fiestas. Eran tiempos de novedades con las mairalesas, figura nacida en 1973, y de un esfuerzo ímprobo, y es que el concejal de festejos era el encargado de la programación de la feria taurina de San Lorenzo. Ricardo Oliván contrataba las ganaderías y a las figuras del toreo, con unos resultados artísticos y económicos encomiables. Los carteles, contrariamente a lo que se presumía posteriormente, eran brillantes con tantas corridas de toros como días tenía el ciclo laurentino.

Tal era su dinamismo que, en 1979, fue temporalmente alcalde de Huesca unos meses hasta las primeras elecciones municipales de la democracia, en las que tomó la vara de Alcaldía José Antonio Llanas.

También fue diputado provincial y, de hecho, entrañables y disputados eran sus debates con Carlos García Martínez, presidente de la corporación provincial de 1983 a 1987. Su último servicio institucional fue en las Cortes de Aragón como diputado autonómico a partir de 1987 y hasta 1991. En todos los casos, defendió las causas de Huesca y el Alto Aragón con el arraigo a su tierra que le caracterizaba.

Ricardo Oliván Gracia se sentó también durante años en el Consejo de Administración de Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A., recién constituido después de que la Diputación Provincial de Huesca adquiriera el principal paquete de acciones en la subasta de los Medios de Comunicación Social del Estado. Con un gran cariño hacia este medio y sus profesionales, desempeñó su papel como consejero hasta 1987.

Ricardo Oliván profesaba un cariño sin límites por su familia, por su adorada Conchita –con la que le veía hace apenas unos meses en un centro comercial y tenía tiempo y carácter para reconvenir algunas cuestiones de mi profesión y también para mostrarme afecto que por mí era correspondido-, por sus cuatro hijos y por sus nietos. Un hombre franco, un empresario generoso que sufrió los avatares de crisis con entereza, un político entregado, un concejal de Fiestas que tiene su dosis de trascendencia en la declaración de Interés Turístico Nacional, y un buen amigo de sus amigos. Descansa ya en paz un trabajador inagotable que se ha ganado la gloria de este humilde reconocimiento.

Los funerales por su descanso serán este viernes a las 11:00 horas en la Catedral de Huesca y hasta entonces sus restos reposan en el Tanatorio de Huesca.