PATRIMONIO
 

Antonio Naval Mas, respecto al entorno de la Catedral de Huesca: "Es necesario un plan de conjunto que señale prioridades"

El historiador publica un segundo libro dedicado especialmente a los claustros



J. O.
04/02/2019


HUESCA.- El historiador oscense Antonio Naval Más prosigue con su estudio sobre el entorno de la seo oscense y acaba de publicar un segundo volumen: "Claustra de la Catedral de Huesca". Se suma al dedicado al palacio de episcopal viejo. Se trata de un estudio de lo que fue esta zona de la ciudad y sus posibilidades actuales. Naval insiste en la necesidad de afrontar la recuperación del área: "Si se pone en valor, aumentará en un 30 % en patrimonio de Huesca".

Con este objetivo, reivindica la todavía pendiente elaboración del Plan Especial del Entorno de la Catedral. El documento -señala- debería establecer un programa global de intervenciones que señale prioridades en un entorno de más de una hectárea. De esta superficie hay rehabilitados 2.200 metros cuadrados, además de los 3.290 que ocupa la propia Seo.

Recuerda el historiador que en sucesivas fases se han llevado a cabo intervenciones parciales.

La apertura del Museo Diocesano sirvió entre otros objetivos para recuperar los claustros románico y gótico. La Escuela Taller que trabajó durante los pasados años noventa consolidó parte del entorno y, finalmente, se ha recuperado el Tanto Monta, en una intervención con la que Naval se ha mostrado crítico.

En todo caso, señala que la recuperación del entorno equivaldría a recuperar los restos de cinco edificios medievales: el Palacio Episcopal, dos alas y trece arcos, los restos del claustro y la canónica (esta última por desescombrar), la Sala de la Limosna, y la Prepositura (zona de los trujales). Habría que añadir al conjunto una calle medieval junto a la Limosna, los jardines además del citado Tanto Monta.

El historiador subraya las grandes posibilidades de un complejo que se extiende en un eje diagonal de 140 metros de longitud y que además de los edificios o sus restos cuenta con importantes restos arqueológicos.

Entre estos últimos cita un arco que Durán Gudiol dató como árabe pero que Naval está convencido de que es de época visigoda, toda una rareza histórica, advierte. Y destaca también la zona de los trujales, aún por recuperar para hacerla visitable.

La publicación cuenta con 140 páginas, 300 fotos y un plano tridimensional del entorno.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS