FÚTBOL - OPERACIÓN OIKOS
 

Íñigo López declaró al juez que no hubo amaño en el Huesca-Nàstic

El excentral azulgrana asegura que la deuda que le reclamaba Aranda a Lasaosa era por intermediación en fichajes



D.A.
25/06/2019


HUESCA.- El exjugador del Huesca e investigado en la Operación Oikos Íñigo López aseguró en sus declaraciones ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca, Ángel de Pedro, que no hubo amaño en el Huesca-Nàstic y que los cien mil euros que demandaba Carlos Aranda a Agustín Lasaosa obedecían a alguna intermediación por el fichaje de algún jugador, aunque no concretó la circunstancia al desconocerla.

El juez ha levantado el secreto de las declaraciones de los investigados, lo que ha permitido conocer algunos detalles interesantes que adquieren especial trascendencia en el caso del Huesca-Nàstic, que es el origen por el movimiento de las apuestas de la Operación Oikos abierta por la Policía Nacional y que desembocó en las detenciones y puestas a disposición de varios investigados.

En su declaración, Íñigo López fue inquirido en primer lugar por las relaciones con Carlos Aranda y Raúl Bravo, ambos considerados los presuntos cabecillas de la trama, con quienes simplemente tenía, según explicó, relación por haber sido compañeros en varios equipos, al igual que con Borja Gómez.

Explicó su relación con el Sariñena-Cariñena, en el que se vio implicado por mediación de Samu Sáiz y en el que simplemente se habría limitado a prestar dinero a futbolistas del Sariñena involucrados (y que no disponían de los 2.000 euros que querían apostar), aunque finalmente no realizó el desembolso porque aseguró que él mismo haría las apuestas.

Íñigo López fue interrogado a continuación por el Huesca-Nàstic: "Dejarnos perder, no". Eso sí, expuso los habituales pactos tácitos que se establecen en el fútbol cuando se conocen los calendarios y fabulan con la posibilidad de determinados finales, "una ley no escrita". Pero, "de ahí a contraprestaciones económicas o pactar el resultado, no hay nada", agregó.

Por tanto, el excentral azulgrana negaba la mayor y aducía que durante esa semana, tras el ascenso ante el Lugo, no habían entrenado más que un día y las celebraciones habían sido continuas. "Salió un equipo competitivo, con titulares" y se perdió. Adquirieron consciencia de la situación cuando luego les comunicaron que se estaba investigando. Recordó que el Huesca ya estaba ascendido y el Nàstic "se jugaba la vida", esto es, el no descender.

Rechazó tener ascendiente sobre otros jugadores y recordó que, efectivamente, Petón les había advertido al vestuario de las repercusiones de cualquier intención de no competir en ese partido. Además, rememoró que no había sido siquiera convocado.

Respecto a la relación con Agustín Lasaosa y el doctor Galindo, reconoció que era buena.

Sobre la presunta deuda que Carlos Aranda reclamaba a Lasaosa, el riojano afirmó que el malagueño le citó en la estación madrileña de Atocha para que se la exigiera porque él no conocía al entonces presidente del Huesca. Afirmó Íñigo López que correspondía a alguna intermediación en fichajes de algún jugador, y que él le recomendó que la afrontara porque Aranda "es impulsivo".

También respondió a las grabaciones previas al partido del Lugo-Huesca en las que hablan de "jugar un FIFA", para asegurar que es común entre los jugadores hacer partidas de play-station que comparten telemáticamente.

En cuanto al papel encontrado en la mesa de Lasaosa en el club con nombres y tres filas de cantidades en el que estaba incluido el de su representante, Rodrigo, Íñigo López contestó que había también participado en los fichajes de otros jugadores por el Huesca como Borja Lázaro.

 

DECLARACIONES DE LASAOSA Y GALINDO

 

El presidente, Agustín Lasaosa, declaró ante el juez que "jamás" se dejarían ganar de forma voluntaria. "Siempre hay jugadores que te dicen "oye me han llamado y tal" pero de eso a hacerlo efectivo... madre de Dios". "Siempre hay épocas que la gente se relaja, que tienen amigos en el equipo contrario, pero no ha habido ningún portavoz oficial que haya dicho "hay que perder"", afirmó en su declaración.

El doctor Juan Carlos Galindo declaró ante el juez que "había un murmullo de lo que se denomina en el mundo del fútbol un pacto de caballeros", lo cual provocó, según Galindo, "situaciones enfrentadas" entre varios miembros de la plantilla. "Si ocurría algo en el partido era por normas no escritas en el mundo del fútbol". El doctorse refirió también a los habló con Iñigo López. "Íñigo me decía que había que respetar el pacto porque estas cosas vienen de muy largo y el que necesita los puntos, para él".

Tanto Lasaosa como Galindo desvincularon al club oscense y subrayaron que estuvo siempre completamente al margen, siendo una cuestión abordada exclusivamente entre futbolistas.

 

"ESPERAMOS UNA RESOLUCIÓN FAVORABLE PARA EL HUESCA"

 

El abogado del Huesca, Pedro Camarero, comentó tras haber visto las declaraciones de los investigados que "estamos en la misma posición que hace tres semanas, esperando una resolución favorable a nuestros intereses y estamos convencidos de que así será. Nos ratificamos en la poca consistencia que hay del Huesca en este procedimiento como investigado".



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS