GOBIERNO CENTRAL
 

Los tres diputados de la provincia de Huesca pedirán mejoras en infraestructuras

Nasarre (PSOE), Sancho (PSOE) y Garcés (PP) también reclaman apoyos contra la despoblación



BEGOÑA SIERRA
19/01/2020


HUESCA.- Los tres diputados de la provincia de Huesca que ocupan sendos asientos en el Congreso se han puesto ya a trabajar para defender el Alto Aragón en una nueva legislatura liderada por Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Los tres apuestan por reclamar al nuevo Ejecutivo avances en infraestructuras y medidas contra la despoblación, además de recuperar la senda del crecimiento económico. Pero también hay discrepancias.

Si bien Begoña Nasarre (PSOE) y Alfredo Sancho (PSOE) casan más con este nuevo Gobierno, el primero en coalición y calificado por muchos como "progresista", Mario Garcés (PP) valora que este Ejecutivo está "sustentado por una gran mentira, acaso la mentira más grave de los últimos cuarenta años".

Los dos diputados altoaragoneses socialistas, en una misma línea, consideran que la provincia debe lograr, en primer lugar, mejoras en sus comunicaciones y carreteras.

La socialista Begoña Nasarre explica que los retos a los que se enfrenta la provincia de Huesca en esta nueva legislatura se centran principalmente "en las infraestructuras necesarias en las que hemos apostado y llevábamos en los Presupuestos Generales del Estado, y que vamos a seguir impulsando".

También hace alusión a la necesidad de afrontar decididamente el reto demográfico, "y es toda una declaración de intenciones que haya una vicepresidencia en la que este aspecto esté presente junto a la transición ecológica, ya que para nosotros es importante afrontar el tema de los embalses".

A estos puntos suma en materia de agricultura la modernización de regadíos e impulsar el sector frutícola.

Respecto a la despoblación, apuesta por desarrollar el Real Decreto aprobado en 2018, desde el que se favorece la financiación de proyectos de empleo, autoempleo y emprendimiento.

Sobre el nuevo Gobierno, apunta que lo valora "con mucha esperanza, sobre todo para la provincia de Huesca. Espero que sea un Gobierno que afronte decididamente los retos como provincia y como ciudadanos. Necesitamos un Gobierno estable de una vez por todas y vamos a luchar porque este Gobierno de coalición progresista sea importante para la provincia oscense".

Y su compañero de partido Alfredo Sancho considera igualmente la necesidad de impulsar las infraestructuras del Alto Aragón. "De todo lo que se ha licitado últimamente hay una parte importante a la que hay que hacerle seguimiento. Por ejemplo, está la A-21, que es importante que se termine, y una parte de la A-22. También han comenzado ya los trabajos previos del Congosto del Ventamillo, que para mí, siendo ribagorzano, es muy importante", explica.

De todas estas vías, dice que hay que hacer un seguimiento, al igual que con la N-260, en la parte de Fiscal, "que sería importante que se desatascase definitivamente para poder enlazar la comarca de Sobrarbe con la Jacetania y hacer así más permeable toda la parte norte de la provincia".

Asimismo, se refiere a la A-14, que une Lérida con el Valle de Arán, "y para la que solo hay consenso hasta Benabarre".

Por otro lado, se refiere a temas de riegos "que hay que ir desatascando con mucho consenso para favorecer la agricultura", y alude a la despoblación como el "tema estrella" para el que se han aprobado medidas de vivienda, creación de empleo o política fiscal que hay que valorar sobre el terreno.

Sancho confiesa estar "expectante" sobre el papel que va a tener que desarrollar en Madrid como diputado, pero considera que afronta este cargo "con muchísimas ganas de defender la provincia como mejor uno sabe, desde la experiencia de lo local".

Respecto al Gobierno comenta que hacía falta su consolidación ya que "es absolutamente necesario tratar temas ya económicos de financiación autonómica. Creo que realmente lo que le interesa a la gente es que se empiecen a tomar medidas en defensa de los ciudadanos".

 

COMPROMISO DE ESTABILIDAD

 

Por su parte, el diputado popular Mario Garcés reclama al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez "un primer compromiso de estabilidad institucional en una tierra como el Alto Aragón que se reconoce a sí misma con un profundo potencial dentro de una España moderna cuyo Gobierno no se puede someter a ningún chantaje".

"Hemos crecido mucho siendo lo que somos y no podemos permitir que Sánchez ponga en cuestión el modelo de convivencia y tolerancia español, ignorando a más de la mitad de los altoaragoneses que no le votaron. Garantizada la estabilidad política, pensar en los altoaragoneses, en sus necesidades inmediatas, en su libertad como razón de ser", valora.

Entre las iniciativas más urgentes para la provincia destaca la necesidad de "recuperar la senda del crecimiento económico fuerte y de la creación de empleo, en un momento en que la incapacidad socialista ha llevado a niveles de afiliación y de desempleo de 2012".

También manifiesta que hay que frenar definitivamente el proceso de despoblación "pero de modo efectivo y sin imposturas".

"Para frenar la despoblación, pueblan los ministerios de asesores y una Vicepresidencia, como en los peores tiempos del socialismo clientelista. En materia de infraestructuras, avanzar al ritmo necesario los grandes ejes y pensar en el Canfranc y la TCP".

Considera "que, por supuesto, hay que hacer una negociación exigente de la PAC para nuestros agricultores y ganaderos. Y pensar en nuestros mayores, con una estrategia contra la soledad que mitigue el impacto que tienen las nuevas formas de vida".

Garcés añade que el anterior Gobierno socialista realizó varios incumplimientos. "El Gobierno socialista no ha hecho nada, más allá de ejecutar el presupuesto prorrogado del ministro Montoro. Sencillamente, nada, más allá de la propaganda clásica arrogándose acciones que corresponden a gobiernos del PP. Dieciocho meses de parálisis, dieciocho meses de pérdida de oportunidades para los altoaragoneses".

Asimismo, destaca la "gran mentira" que acompaña a este nuevo equipo de Gobierno. "Quien negó sistemáticamente a Podemos como socio y negó la posibilidad de pactar bajo ningún concepto con los secesionistas, ha alcanzado el poder gracias a ERC y EH Bildu. Me ha sorprendido la falta de respuesta del socialismo altoaragonés, que fue base y desarrollo del pacto constitucional. El gregarismo de los partidos, y en concreto el del PSOE, ha llevado a doblar la cabeza y aceptar lo que hasta hace unos meses era inimaginable", opina el diputado del PP.

Finalmente, asegura que afronta su labor como miembro del Congreso de los Diputados "con la máxima responsabilidad y exigencia, en un momento en el que a los retos que debían ser normales y que afectan directamente a los altoaragoneses (población, empleo, vivienda, libertad individual, de empresa y familiar), hay que sumar el reto de vigilar al Gobierno para evitar la deriva en la que se ha sumido en las últimas semanas".



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS