LA HOYA DE HUESCA - INFRAESTRUCTURAS
 

La autovía de Siétamo avanza con obras en ocho estructuras

El ministerio admite que la reposición de muchos servicios afecta al ritmo



ELENA PUÉRTOLAS
26/10/2020


HUESCA.- El tramo de la autovía Huesca-Siétamo ha dejado ya su huella en el paisaje oscense, cuya visión aérea ofrece el dibujo claro de un trazado reclamado desde hace décadas que pondrá fin a la autovía a Lérida (A-22). Cuando concluya, se acabará también con un embudo en una de las principales carreteras de la provincia (N-240) y acceso a la capital oscense. En estos momentos, se trabaja en ocho estructuras y en el movimiento de tierras en los primeros kilómetros desde Huesca, de un tramo de 12,5 en total.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana informa de estos últimos detalles de la marcha de los trabajos, pero no indica qué previsión hay de finalizar las obras que, según el plazo de ejecución de este tramo, tendría que estar a finales del próximo verano.

Por el momento, se está finalizando la estructura sobre el río Botella. Además, se ha trabajado también en la cimentación de la plataforma sobre el río Flumen, entre otras estructuras. El proyecto incluye la ejecución de dos viaductos, siete pasos superiores y siete pasos inferiores, entre los que destaca precisamente el nuevo viaducto sobre el río Flumen, con una longitud de 100 metros.

En los primeros ocho kilómetros desde el punto en el que acaba ahora la autovía que viene de Lérida se construye toda la calzada de nuevo trazado. En las imágenes, se aprecia cómo cruza el trazado actual de N-240. Sin embargo, en el resto se realizará el desdoblamiento por el lado norte de la carretera y a lo largo de la actual Ronda Norte de Huesca hasta la conexión con la autovía A-23 hacia Jaca o Zaragoza.

En este trazado, se están construyen cuatro enlaces, alguno de los cuales de puede ver en las fotografías aéreas: enlace de Loporzano, enlace de Montearagón, enlace Centro de Ronda Norte de Huesca y enlace Oeste de la misma Ronda Norte.

Con todo, al discurrir la autovía por las cercanías de la capital quedan afectados numerosos servicios como líneas telefónicas, tuberías de abastecimiento de agua, gasoductos, acequias y líneas eléctricas de alta tensión. "Su reposición está requiriendo una extrema coordinación con los operadores de estos servicios, lo que está interfiriendo en el ritmo previsto de la ejecución de obra", indican desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. La carretera intercepta también cinco vías pecuarias que se reponen en la longitud afectada: Cañada Real de Igriés, Vereda de Loporzano, Cordel del Saso, Vereda de Siétamo a Loporzano y Colada de la Costera.

Los trabajos, que desarrolla la UTE de la empresa altoaragonesa Vidal con Copcisa, pudieron continuar durante el estado de alarma y se sigue trabajando. No obstante, no hacen alusión en ningún momento a la fecha de finalización.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS