Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MARTES
20
AGOSTO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

DOMINICAL

CUADERNOS

Juan Moneva y Puyol, el Estudio de Filología de Aragón, en 1916

Juan Moneva y Puyol
12
Memoria de otro tiempo. Fue en 1916 cuando aprobara el Proyecto de Estatutos de este estudio.

POR BIZÉN D'O RÍO MARTÍNEZ
23/10/2016

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


FUE EL día 22 de octubre de 1916, cuando Juan Moneva y Puyol, como Promotor y Director del Instituto de Filología de Aragón, que había sido creado el 5 de octubre del año anterior, en que la Comisión permanente de la Diputación de Zaragoza, aprobara el Proyecto de Estatutos que había sido presentado para la definitiva constitución del Estudio, siendo cumplido el acuerdo el 30 de noviembre y el 4 de diciembre presentados en la oficina correspondiente, según disponía el artículo 4º de la Ley de 30 de junio de 1887; un ejemplar de los dichos Estatutos con su copia, adquiriendo la plenitud de su existencia legal, el que se denominaría "Estudio de Filología de Aragón". Nombrados por la Comisión Permanente los Consejeros y el Director, Juan Moneva, quien había ejercido esas funciones, el cual aceptó el cargo reconociendo que, como iniciador del Estudio y como deudor a los otros señores Consejeros de la condescendencia de dejarse proponer a la Diputación para esos cargos en que habían de compartir con el iniciador la responsabilidad de una empresa de cultura expuesta a aciertos y también a fracasos, debía a sus compañeros la atención de encabezar esa obra para asumir esa responsabilidad, hasta que el éxito de ella, si lo tenía, diera lugar a ser cambiado el Director-organizador por el Director-filólogo.

El Consejo nombró como Secretario del Estudio a Luis Jordana de Pozas, comenzando la andadura de trabajo con preferente atención a la obra del "Diccionario Aragonés", para el que contó con brillantes colaboradores, mereciendo ser citado como primero a Joaquín Gil Berges, quien entregó 305 papeletas o fichas autógrafas de la recopilación efectuada del habla de su tierra.

En sus inicios las primeras aportaciones de los colaboradores, dieron como resultado en una primera recogida 8.939 voces facilitadas por 48 colaboradores, era pues un buen principio para ese Diccionario en ciernes. Ahora bien, preocupaba igualmente a Juan Moneva la Toponimia, porque aseguraba tenía gran importancia para el conocimiento de su lenguaje y de su historia; debido a que la mayor inmovilidad de sus vocablos permitiría inducir de ellos más seguras, más certeras etimologías, y como la Toponimia de Aragón estaba por recoger, propuso hacerla en el Estudio. Para este fin contactó y obtuvo de cada una de las Diputaciones aragonesas, el acuerdo de pedir a las poblaciones comprendidas en sus respectivas demarcaciones, todos los datos de Toponimia que pudieran aportar, para este fin elaboró un modelo de ficha que les fue facilitada, en donde constaban como géneros toponímicos, los montes ríos, arroyos, barrancos, acequias, términos o partidas, calles, plazas, callizos, otras vías urbanas y fincas que tuvieran nombre propio. Un trabajo de preparación muy detallado, que incluso entusiasmó a bastantes de los informantes de algunas poblaciones que aportaron otros accidentes geográficos.

Tuvo colaboradores entusiastas, como Francisco Javier Gimeno y Monteagudo, quien conocedor de la vida rural de una comarca amplia de Aragón, indicó la conveniencia de catalogar también los motes de las personas, forma espontánea muy peculiar de la onomástica personal de algunos núcleos de poblaciones aragonesas, considerando el Estudio que no existía en aquellos momentos tiempo para emprender esa labor en paralelo con las recopilaciones que se estaban llevando a cabo, pero que toda idea de trabajo sería bien atendida y puesta en práctica en que fuera posible.

Conocida la pereza del país, fueron necesarios tres requerimientos de la Diputación de Zaragoza, que no bastaron para obtener los datos de todas las poblaciones existentes en su provincia, si bien, hubo contestación de la mayor parte de ellas, e igual paso llevaban las otras dos Diputaciones. Así que, con el fin de acelerar la recogida de datos y provocar las aportaciones de particulares y estudiosos, el Estudio comenzó sus publicaciones con un tomo de documentos medievales que tituló "El cautivo en la Corona de Aragón durante los siglos XIII al XV", de José Mª Ramos y Loscertales, documentos de gran valor histórico pero también léxico, para ser objeto de especial estudio en ese orden. Igualmente se dispuso y se obtuvo de las tres Diputaciones y de la Asociación de Labradores, que en sus respectivos "Boletines" publicaran ediciones provisionales de las colecciones de voces aragonesas que se recibían de los colaboradores. A tal efecto se comenzó en el "Boletín de la Asociación de Labradores" de la colección de Fernando de Juan y del Olmo, en el "Boletín Oficial de Zaragoza" de la aportada por Jorge Jordana y Mompeón, y en el "Boletín Oficial de Huesca" la de Joaquín Gil Berges, estando pendiente para el "Boletín Oficial de Teruel" la colección de General Forniés y Calvo. Así mismo, se llevaron gestiones para publicar colecciones en "El Diario de Huesca" gracias a la relación de Moneva con los Martínez, así como en la "Revista de la Casa de Ganaderos de Zaragoza", y en "La Vida en el Campo", con las cuales se esperaba suscitar la colaboración de numerosos lectores para que enviaran nuevas voces para ese Diccionario Aragonés.

Por iniciativa de Gregorio García Arista y Ribera, aceptada por el Estudio, la Diputación de Navarra solicitaba a sus Municipios los mismos datos de Toponimia que las diputaciones aragonesas de los suyos, prometiendo al Estudio, envío e intercambio de hojas, al objeto de analizar las conexiones que pudieran existir de la Toponimia Navarra y Euskera con la Aragonesa principalmente en las confrontaciones de sus territorios. Para el Diccionario y lo relativo a voces técnicas de ciencias y Artes, contó Juan Moneva con las aportaciones de Francisco de Checa y Torán, Mariano Vicente y García Cervino, ambos, Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos; trabaja igualmente, con aportaciones del Arquitecto Teodoro Rios y Balaguerydel Médico Emilio Gil Sastre, además, poco a poco, se unen Miembros de Número de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Zaragoza.

El Consejo del Estudio, al presentar la memoria en octubre de 1916, tenía en paquetes en los 128 archivos mandados hacer, una ingente documentación, habiendo hecho 186.154 papeletas, y del Diccionario pendientes de transcripción 12.000 voces de Toponimia, necesitando 15.000 tarjetas que costaban 37 pesetas y media que rogaron a Diputación que sufragara. En este Estudio de Filología de Aragón dirigido por Juan Moneva y Puyol, se formaron y colaboraron entre otros: María Moliner, Pedro Arnal Cavero, Eduardo Cativiela, Tomás Costa Martínez, Vicente Ferraz, Joaquín Gil Berges, Jorge Jordana, Miguel Sancho Izquierdo, siendo este magno proyecto calificado por muchos como la gran entidad cultural y científica, probablemente más importante de los comienzos del siglo XX en Aragón, pero ante la imposibilidad de publicar el Diccionario Aragonés, en 1923 Juan Moneva y Puyol Director del Estudio se resistió a que este proyecto se desvaneciera por completo, así con los materiales acopiados y preparados por él mismo, elaboró el "Vocabulario de Aragón", que como estudio preliminar lo presentó a la Real Academia de la Lengua, quedando bajo la signatura COM-32-D-1 y 2 estando archivado como "Diccionario Aragonés de Moneva", hasta que en el año 1986, Dolores Moneva y de Oro, hija de Juan Moneva, encargó a Jesús Bergua Camón el rescate del manuscrito y los preparativos para su publicación, algo que se haría efectivo años después.

Ya en 1972, Luis Horno Liria escribía: "La gente sigue sin enterarse que Moneva, en su época y en su género, es el escritor más grande que Aragón ha tenido desde Gracián, el más renovador, el más hondo, el más sutil, el de prosa más original y más innovadora".

*Para Bizén, Salas, Ana y Antoi, zagueros fablantes de la saga Moneva.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 2

Enlace interno 6


Encuesta
¿Los festejos laurentinos han respondido a las expectativas de nuestros lectores?
•  Sí, los actos han estado en la línea de los esperado.
•  No, la programación no ha sido buena.
•  No sabe, no contesta.
•  Me es indiferente.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
585 y 586 de 793

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí