Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MARTES
26
MAYO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Comarcas

ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

Dos milagros en Villarreal con un pan bajo el brazo y corderitos detrás


123
#CONTRALADESPOBLACIÓN

ELENA PUÉRTOLAS
23/11/2019

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 1 votos


HUESCA.- Liam y Julen, de solo cinco meses, saltaron el martes a la portada de este diario y aparecieron en muchos medios de comunicación como "los dos pequeños milagros de Villarreal de la Canal", porque su madre fue sometida a una novedosa cirugía fetal en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. La sonrisa de estos niños gemelos ha iluminado esta pequeña localidad de la Jacetania, donde solo vive otro niño, de cuatro años. Por primera vez en mucho tiempo, la Estrella de Belén volverá a brillar en Navidad.

Melanie Bonnet y Alberto Abarca, sus padres, pasean con el carrito gemelar entre las casas señoriales. "Aquí viven, aquí no...", indican. ¿Cuántos vecinos tiene este pueblo? Oh! La pregunta prohibida. "¡Chis!, aquí no se cuenta, que no se cuenta", decía una vecina nacida en Villarreal, que no deja hacer el recuento de vecinos sencillamente porque ha visto cerrar muchas casas. Porque le duele.

Pero esa angustia se mitiga con los sonidos de los bebés, que se puede decir que han llegado con un pan bajo del brazo y corderitos detrás. Su padre, Alberto Abarca, trabaja ahora en la famosa panadería situada a pie de la carretera, en la N-240. Dejó su trabajo de mecánico, que es en lo que se formó, para poder cuidar más a los pequeños, pero quizá un día vuelva "al volante", dice, que es lo que le gusta. Su madre Melanie Bonnet, de origen francés, es ganadera y tiene un rebaño de ovejas. De aquí ya no se mueven.

Y la alegría se propaga más allá de Villarreal porque la escuela infantil de Berdún se podrá mantener abierta el próximo curso con ellos y por el nacimiento de otro niño de dicha población. "No hay muchos niños por los pueblos de por aquí", comenta Melanie, que achaca a la dificultad de encontrar trabajo parte del problema de la despoblación.

"Hay que favorecer la existencia de trabajos integrados en el entorno, pero sin producir daños", defiende Sara Marqués, la última vecina en asentarse en Villarreal hace unos 10 días, porque aunque lleva años yendo los fines de semana, hasta ahora no ha encontrado un trabajo para vivir allí. "Y que se quede valor añadido en la tierra, con la agroindustria", añade esta profesora del Instituto de Formación Agroambiental de Jaca.

Recuerda que Melanie y Alberto tuvieron la ilusión hace unos años de fabricar quesos pero... la realidad se impuso frente a las facilidades que tienen en Francia. "Nos hemos planteado vender nosotros directamente la carne de cordero, pero tenemos que bajarlos a Sabiñánigo y envasar al vacío en Jaca. Hay muchas exigencias", señala Melanie con cierta desilusión. "Todo ha ido orientado a irse a vivir a núcleos grandes, porque antes todos tenían su carnicería, pero si tienen que salir fuera pues se montan fuera la industria y se llevan a la familia", comenta Marqués.

Esta última defiende también que se tenga en cuenta el sector forestal, tan presente en la zona, para poner en marcha otros cultivos como las plantas aromáticas, un negocio emergente que vende toda la producción. Los que se han quedado, lo han hecho con tierras o ganado. No hay muchas más opciones.

 

UN MÉTODO INFALIBLE PARA REFORMARSE: IR AL PUEBLO

 

"¿Cómo llegué a Villarreal? Porque era una bala". Así de claro lo explica Alberto, que con 14 años se trasladó desde Jaca con su madre y su hermano a esta localidad del municipio de la Canal de Berdún. "Es un método infalible: ir al pueblo. Aquí no podía hacer nada y entonces me iba al monte. Y eso me salvó, porque si no, no sé cómo estaría ahora", asegura mientras mece a uno de sus hijos en brazos con un rostro resplandeciente de ilusión. ¡Ah! y no serán los únicos, advierte, porque Melanie quiere niña. Y ella lo corrobora.

Se conocieron en esas mismas calles a las que Melanie, de 24 años, acudía los fines de semana cuando estudiaba formación profesional de cuidado de animales, especialmente de caballos, en Francia. Allí la esperaba su madre, Juana Samitier, que también es francesa, en casa de sus abuelos, que emigraron a Francia, pero que siempre han vuelto. Y ambas se han quedado en el pueblo.

Juana se emparejó con Fernando Solano, que con 50 años es el último que nació físicamente en el pueblo, porque un 1 de enero con la nieve o el hielo era más peligroso bajar al hospital que parir en casa. Fernando se quedó con las tierras y las ovejas, que finalmente le vendió a Melanie, aunque le echa una mano. "Y más ahora con los niños. Las ovejas para uno solo es una esclavitud", asegura por experiencia. Fernando ya solo fue un par de años a la escuela del pueblo, que cerró por falta de niños y bajó interno a la Escuela Hogar de Jaca. Las chicas más o menos de su edad se fueron todas y apenas se quedó alguno con las tierras.

Juana buscaba trabajo cuando hace cuatro años, al jubilarse los dueños de la panadería, decidió tomar las riendas. Y Melanie se encontró con Alberto, que no quiso volver a Jaca cuando regresó su familia. "¿Si echamos en falta algo? ¿El qué? Nada", dice Alberto. "Vamos a Berdún, donde tenemos amigos, o si queremos, podemos dejar a los niños con mi madre y bajarnos a Jaca", indica Melanie, ya que no hay más jóvenes allí.

"Ya sé que las luces son lo de menos pero, ¿por qué no decoramos el bar y hacemos alguna actividad ya que hay tres niños pequeños?", sugiere Sara Marqués, en este encuentro vecinal en la calle. "Sí, aunque los dos pequeños no se enteren", apostilla su pareja, Miguel Bautista, Agente de Protección de la Naturaleza en Ansó, que en el boom inmobiliario apostó por comprarse una casa a mitad de camino entre Jaca, de donde procede, y su lugar de trabajo. Ellos abren el bar social en verano para que "el pueblo tenga vida", dicen. En invierno, lo usan los cazadores.

"Al final los pueblos se convierten en segundas residencias. Exagerando, en parques temáticos. El problema no es solo que no haya gente, es que se pierde la cultura rural. Cosas que en los pueblos son normales, mucha gente ya no las conoce", comenta Sara Marqués. Por ello, "hay que hacer una reflexión seria, profunda, valiente y sin engaños a nadie. Estoy harta de ver en televisión hablar del despoblamiento, ¡pobrecitos! Perdona, pero aquí se vive muy bien", indica. Y, en concreto, en Villarreal de la Canal, "porque tiene una cosa muy importante y es que son muy buena gente. Somos pocos y nos tenemos que llevar bien", indica. Eso sí, "si queremos que se abran nuevas vías productivas en los pueblos, hay que ser valiente y distribuir bien el dinero", concluye.

Se escuchan los lloriqueos de los bebés como un grito de esperanza, esa palabra en la que tanta fe tienen en Villarreal por la preciosa Virgen que lleva ese nombre. Mientras canta la ranita de San Antonio en la milagrosa balsa que nunca se seca.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Noticias relacionadas


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 2

Enlace interno 3


Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
287 y 288 de 413

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí