Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MIÉRCOLES
2
DICIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Cultura

CRÍTICA MÚSICAL

Albert en el país de los terrores


El Teatro Olimpia de Huesca acogió el espectáculo multimedia de Albert Pla

LUIS LLES
05/10/2020

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


Nada más apagarse las luces de la sala, comienza a escucharse una persistente tos que inquieta a los espectadores, temerosos de un sonido que en los últimos tiempos todos asociamos a los síntomas del coronavirus. Pero enseguida, aliviada, la gente descubre que esa tos no es real sino que forma parte del espectáculo Miedo 2.0, que Albert Pla ofreció el sábado en el Teatro Olimpia y que constituye una especie de catálogo de los miedos a los que nos enfrentamos los seres humanos. Un espectáculo inicialmente titulado Miedo, que ahora, pese a añadir ese 2.0, tampoco se puede decir que haya variado mucho su estructura original en base a la actual crisis sanitaria. Porque lo cierto es que, aparte de esa tos inicial, así como de una escena en la que Pla aparece con una mascarilla y de una brevísima alusión al confinamiento, el miedo a la covid-19 tan solo aparece en el espectáculo de forma anecdótica y tangencial.

Miedo 2.0 se presenta como algo parecido a una versión terrorífica de Alicia en el país de las maravillas. Albert en el país de los terrores. La obra de Lewis Carroll se transmuta aquí en un cuento aterrador en el que, por supuesto, tratándose de Albert Pla, el humor más ácido es un elemento esencial. Y aunque este controvertido artista catalán ya había experimentado con un formato más o menos teatral (entre otros, en el montaje Somiatruites junto al gran Pascal Comelade), en esta ocasión ha introducido la tecnología audiovisual más avanzada en un espectáculo multimedia (aunque él probablemente lo llame "multimierda"), que, sobre todo en su primera media hora, impacta por su imaginativo torrente visual y por la certera sincronización de sus imágenes. Pasado el efecto sorpresa, pierde parte de su potencial, aunque mantiene su atractivo gracias al carisma escénico de Albert Pla, que ya ha demostrado sus dotes actorales en diversas películas.

Siempre provocativo e iconoclasta, en Miedo 2.0 su interpretación se ve potenciada por la dirección de Pepe Miravete, la poderosa fantasía visual y el mapping de Nueveojos y Mondongo y, sobre todo, por la música de Raül Refree, nuevo rey Midas de la música española (Rosalía, Silvia Pérez Cruz), que ha dado a casi todas las canciones de este espectáculo un tratamiento como de nana o atmósfera de perverso cuento infantil. Porque, como es bien sabido, la gran mayoría de los cuentos esconden un trasfondo tétrico y terrorífico. Son canciones que hablan de muñecas asesinas, de parques donde habitan monstruos, hospitales siniestros, fantasmas, guerras y muerte. Y así, combinando horror y humor, fueron desfilando temas como Muñeca, Parque, Ratón (que, con ecos folk, habla de un ratoncito Pérez muy peculiar) o Dejadme.

Después de hacer burla de los Museos de Arte Contemporáneo (y, de paso, dar rienda suelta a su conocida obsesión por los Borbones), gritó a guitarrazos que "este mundo se acaba" y susurró que "nada da más miedo que estar vivo".

Sonó después una de las melodías más bonitas del espectáculo, la de Bailando, con ecos de caja de música, seguida de otro gran tema, interpretado bajo una evocadora lluvia digital. Y el espectáculo enfiló su recta final con las tres últimas canciones: A por mí, canción tabernaria de fantasmas, Entierro (una melodía triste de leve evocación balcánica en la que Pla aparece dentro de un ataúd dibujado) y Muerto, en la que un delirio visual psicodélico pone el punto final a un espectáculo en el que el artista catalán quita hierro a su fama de creador transgresor y proclive a los exabruptos, para representar un papel quizá más convencional al proponer un original recuento de los miedos con los que convivimos cotidianamente.

Un espectáculo en el que no falta lo escatológico, lo bruto y lo canalla, por supuesto, pero que también induce a la reflexión e incluso se permite un cierto halo poético. A la manera de Albert Pla, claro.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Noticias relacionadas


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 3

Enlace interno 2


Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
81 y 82 de 327

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí