Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
VIERNES
7
AGOSTO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

SD Huesca

SUCESO MORTAL EN HUESCA

Trágica explosión en un edificio de Huesca

El edificio, por la parte trasera, quedó destrozado, al igual que las casas que lo rodean.
12345
Declaraciones de un vecino del inmueble
Declaraciones de un vecino del inmueble
Dos muertos y once heridos, de diversa consideración, en la calle Zacarías Martínez, en el Perpetuo Socorro

Dos personas resultaron fallecidas ayer en la explosión sucedida en el bloque de viviendas del número 20 de la calle Zacarías Martínez, en el barrio del Perpetuo Socorro, en la que además resultaron heridas otras once personas, de diversa consideración. Los fallecidos, una mujer, de 37 años, de nacionalidad marroquí; y un hombre, de 48 años, natural de Senegal, fueron rescatados entre los cascotes del edificio. Además, entre los heridos la mujer más grave, de nacionalidad española y 41 años de edad, fue trasladada en helicóptero a la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet, en Zaragoza. Los hechos sucedieron poco antes de las tres de la tarde, y aunque las causas no trascendieron ayer, la explosión se produjo en la cuarta y última planta del inmueble. Aunque en principio se apuntó a la posibilidad de un estallido provocado por una fuga de gas, las autoridades no quisieron adelantar el motivo y pidieron que se esperara a las investigaciones policiales.

Lourdes BUISÁN
24/04/2009

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 7 votos


HUESCA.- Lo cierto es que tanto el tejado como la cuarta planta desaparecieron tras el suceso. Al parecer, la vivienda en la que se desencadenó la explosión podría ser el 4º D, donde fue hallado el cadáver del hombre de origen senegalés, cuyo cuerpo fue rescatado pasadas las 20 horas, después de que intervinieran los perros de la Unidad de Rescates Canina de la Policía Nacional, con base en Zaragoza.

El número 20 de la calle Zacarías Martínez es un edificio antiguo del barrio en el que se distribuyen 8 pisos, habitados, en su mayoría, por inmigrantes. Precisamente, en la vivienda en la que se produjo la explosión vivían dos hermanos senegaleses, el fallecido y un hombre de 44 años, ingresado en el Hospital San Jorge.

Tras el estallido, la mayoría de los escombros cayeron sobre la tercera planta del edificio, en la que se encontraba un grupo familiar, el más afectado por el suceso, entre cuyas víctimas, todas de nacionalidad marroquí, se encontraba la mujer fallecida. Además, en el piso se hallaban dos niñas, de 8 y 13 años, que fueron ingresadas en el Hospital San Jorge, al igual que dos hombres, ambos de 47 años de edad. En la misma planta, pero en la puerta izquierda, residía una familia de rumanos, de la que anoche permanecía hospitalizado el padre de familia, de 49 años. Su esposa, de 45 años y su hija de 18 años, fueron dadas de alta a lo largo de la tarde.

El resto de heridos son un joven, de 30 años, español, que fue dado de alta en la tarde de ayer; y una mujer, de 88 años de edad, española, ingresada en el Hospital San Jorge.

Desde las tres menos cuarto de la tarde, cuando se produjo la explosión, cientos de ciudadanos de Huesca se dieron cita en los alrededores de la zona afectada, dado que el estruendo, por coincidir con un día festivo, fue confundido por muchos vecinos con cohetes o con aviones que hubieran roto la barrera de sonido. Sin embargo, según se iban acercando al lugar, la tragedia se iba adivinando. Decenas de ambulancias, coches de Policía Local, Policía Nacional y Bomberos, la mayoría al tanto de la celebración de San Jorge, en el cerro, se trasladaron de inmediato hasta el Perpetuo Socorro y, al tener que atravesar toda la ciudad, la alarma de que algo grave estaba ocurriendo en ese momento en Huesca corrió como la pólvora. De hecho, las autoridades recibían la noticia mientras aguardaban en la fila para recoger un plato de paella, en la zona del Palacio de Deportes. Sin tiempo ni para comer, se desplazaron hasta la calle Zacarías Martínez, donde ya se encontraban los miembros del dispositivo de emergencias y se rescataba a los primeros heridos.

Agentes de la policía acordonaron un radio de acción, que poco después tuvieron que aumentar, dadas las circunstancias. Entretanto, cientos de vecinos se acercaban para comprobar qué era el ruido que les había sobresaltado durante la comida. Las pruebas de la detonación se evidenciaban en toda la manzana: Cristales, marcos de ventanas, restos de los escombros... "Era desolador", confesó una vecina, cuya vivienda resultó afectada "aunque sólo me han reventado los cristales. Podía haber sido peor".

Por ser festivo y comer fuera de casa, algunos tuvieron suerte de que no les cogiera en su domicilio. Como es el caso de Pili Arana, vecina del edificio afectado que, al conocer la noticia, quiso ver si le había dañado su vivienda, en el número 18. "Y efectivamente, me he encontrado con el tejado de mi casa, que es de dos plantas, destrozado. Menos mal que no estábamos mi hijo y yo dentro porque la zona en peores condiciones, en principio, era el salón". Nerviosa por la situación, no sabía ni qué hacer, ni a quién dirigirse. "Me da mucha pena lo que ha pasado y no sabemos por qué ha ocurrido. Estoy muy triste", manifestó.

Las autoridades mandaron desalojar los inmuebles colindantes, con la techumbre dañada por los cascotes y los cristales reventados. Todos recibieron la invitación de dormir en establecimientos hoteleros de la ciudad. Sin embargo, sólo 3 personas, de dos familias distintas, aceptaron el ofrecimiento del Ayuntamiento de la ciudad, que desplazó hasta la zona a personal de Servicios Sociales (psicólogos y asistentes sociales) para que atendieran a las personas afectadas y a sus familiares.

Los nervios de amigos y familiares eran evidentes durante toda la tarde. Un grupo de marroquíes no tenían muy claro si no quedaba en el interior del edificio, en el piso donde hallaron a la primera víctima mortal, otra mujer. Sin embargo, pese a que a las 21 horas todavía seguían rastreando la zona los perros del 112, las autoridades municipales descartaron que hubiera más personas entre los escombros, ya que nadie ha denunciado la existencia de personas en paradero desconocido". Agentes de la Policía Científica se personaron en el lugar para tratar de determinar las causas de la explosión. Los bomberos permanecieron trabajando en el lugar hasta aproximadamente las 21.30 horas, cuando la caída de la noche obligó a interrumpir las labores de desescombro del edificio, que serán retomadas a primera hora de esta mañana.

Está previsto, igualmente, que hoy se personen en el lugar técnicos y arquitectos municipales para valorar los daños sufridos en el edificio donde se registró la explosión, así como en dos inmuebles contiguos, de dos plantas, que también resultaron afectados de diversa consideración.

A media tarde, el alcalde de la ciudad, Fernando Elboj; el consejero de Justicia, Rogelio Silva; y el subdelegado del Gobierno, Ramón Zapatero, comparecieron ante los numerosos medios de comunicación desplazados al lugar para ofrecer "los pocos datos que tenemos en estos momentos". En principio, se apuntó a la posibilidad de derribar por la noche los restos que quedaban en pie en la cuarta planta. Poco después, fue descartada esta idea, "ya que la Policía Científica quiere examinar la zona tal como está en estos momentos". Además, las pésimas condiciones en que quedó desaconsejaban acometer esos trabajos. La zona quedó acordonada durante toda la noche, con la vigilancia de agentes de la Policía Nacional. Una vez caída la noche, todo el dispositivo desplegado fue retirado y los portavoces del Ayuntamiento nos remitieron al día de hoy, cuando se reanudarán las labores. Incluso, dijeron que "en previsión de que se alarguen las obras para que los vecinos puedan regresar a sus hogares, mañana (por hoy) acudirán los trabajadores de Servicios Sociales para ayudar a las personas afectadas a solucionar los papeles de seguros y, sobre todo, a ofrecer de nuevo la posibilidad de alojamiento. Esta noche (por ayer) la mayoría la pasará en casa de familiares y amigos, pero nosotros seguiremos dándoles la posibilidad de quedarse en un hotel hasta que puedan volver a sus casas".

El numeroso dispositivo desplegado en la zona, con hospital de campaña incluido, que, finalmente, no fue utilizado, indicaba la gravedad del siniestro. La noticia desató la curiosidad de los medios de comunicación nacionales, que emitieron en directo, tanto en radio como el televisión, desde la calle Zacarías Martínez. Curiosos llegados de toda la ciudad y periodistas recordaban lo aciago que es el mes de abril en Huesca, en referencia a la explosión de la fábrica de Harinas Porta, acaecida el 14 de abril de 2005 y que, precisamente, estos días está siendo juzgada.

"Un suceso tan grave como este no había pasado nunca", decían los vecinos. El revuelo se volvió a formar sobre las 20 horas, cuando un compatriota del senegalés fallecido tuvo que pasar la barrera de seguridad establecida para ir a reconocer el cadáver. A la vuelta, su cara lo reflejaba todo. La tragedia golpeó ayer, día de San Jorge, a la ciudad.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 3

Enlace interno 2


Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
213 y 214 de 312

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí