Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
DOMINGO
29
MARZO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

DOMINICAL

CUADERNOS

Loporzano, recuerdos al pie de la sierra

Abundan las grandes dovelas en las portadas como sucede en Casa Aísa.
1234
Una fuente conmemorativa recuerda la traída de las aguas de San Julián de Banzo a Huesca

JULIO ALVIRA BANZO
03/02/2013

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


Loporzano está en el territorio conocido como Abadiado, porque estuvo durante bastante tiempo bajo el poder espiritual y material del monasterio de Montearagón. En la Nacional 240, a la altura de Estrecho Quinto, un desvío señalizado nos dirige a esta localidad oscense. El 19 de enero, el siempre atractivo paisaje del Somontano oscense tenía como interés añadido la capa de nieve que cubría Guara. No era una boina en la parte superior como sucede normalmente. Era un abrigo blanco tres cuartos en toda regla.

Llegamos a nuestro destino. La primera sorpresa en esta visita afecta al estómago. Positivamente. La primera casa que hay a la izquierda, al entrar en Loporzano, es la panadería. Se trata de un establecimiento muy conocido en este territorio y con sus productos muy valorados por los consumidores. Como sucedía con el citado cenobio, aquí hay apartado material y espiritual.

Volvemos a la calle. Hay casas con escudos de linajudas familias con apellidos de peso en la comarca. La arquitectura civil que hay en estas edificaciones completa un catálogo bien interesante. Los elementos constructivos son los tradicionales del Somontano. Abundan las portadas adoveladas con sillares de grandes dimensiones.

Los escudos de las fachadas remiten a linajes como los Seral, Aysa, o Calvo, entre otros, según el detalle que apunta Adolfo Castán en su libro "Linajes del Alto Aragón", editado en 2008 por DIARIO DEL ALTOARAGÓN. Incluso resulta atractiva la derruida fachada de Casa Boticario, que aguanta el paso del tiempo con sus espectaculares dovelas de la portada, el escudo y los clavos de la puerta.

La iglesia parroquial fue levantada entre los siglos XVI y XVII, según relatan los hermanos Naval, en su Inventario del partido judicial de Huesca, 1980. Fue obra del arquitecto Hernando Abadía.

Jesús Martínez Verón, en su libro "Arquitectos en Aragón" (2000), explica que esta persona fue "maestro de casas y obrero de villa", vecino de Huesca, con varias obras destacadas en el citado período. Este autor detalla, junto a la iglesia de San Salvador de Loporzano, la bóveda de la ermita de Cillas. Además, en colaboración con otros arquitectos, la parroquial de Poleñino, el trasvase de agua de Bonés al Isuela y trabajos en la fachada y reforma del Ayuntamiento de Huesca. De fecha más tardía sería la obra de la torre, que destaca en el conjunto por su considerable altura. En uno de sus sillares luce la fecha 1766.

Otro elemento destacado en esta visita a Loporzano es la fuente que conmemora la llegada del agua desde San Julián a Huesca. Es una obra muy interesante, coronada por una escultura de metal en la que dos geniecillos están sentados sobre una vasija, mientras juegan con un pez. Está firmada: "A. Durenne. Sommevoire".

Félix Sarrablo escribió en el diario oscense La Crónica (13 septiembre 1893) que en Loporzano "es notable la fuente construida en una de sus calles por la empresa que hizo las obras para la conducción de aguas de San Julián para Huesca, mediante haberle cedido el terreno necesario para ello". Un último apunte. En esta localidad hay una destacada industria relacionada con el mundo de la Cultura y el Arte, dirigida por Julio Luzán. Como en otros lugares del Somontano, también ha llegado a este rincón oscense el turismo rural. Desde aquí hay bastantes posibilidades para disfrutar del senderismo, el paisaje y la actividad al aire libre.

Mi madre nació en Loporzano. Aunque emigró a los once años, siempre guardó un buen recuerdo de su pueblo natal. A base de escucharla, con el paso del tiempo, esas sensaciones parecían personales y el cariño hacia esta localidad aumentaba, aunque las visitas hubieran sido escasas. Mis recuerdos de esta población se remontan a la infancia, cuando venía nuestro primo Juan desde Barcelona y visitábamos a Sebastián y su familia, los últimos Banzo que vivían allí. Mucho ha cambiado todo desde los años 60. Pero la imagen de Loporzano ha mejorado, aunque seguramente su población habrá descendido desde entonces, como ha sucedido en otros tantos lugares del Alto Aragón.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Noticias relacionadas


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 2

Enlace interno 3


Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
407 y 408 de 436

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí