print
 

"Osce Biella" propone incluir "La Malena" en las rutas turísticas

Muy buen ambiente entre los vecinos que se acercaron a la celebración.
12
Encuentro popular en honor a santa María Magdalena



D.A.
24/07/2016

HUESCA.- La Asociación de Vecinos del Casco Antiguo "Osce Biella", siguiendo con la tradición que se recuperó hace más de una década de celebrar la fiesta de "La Malena", reunió ayer a alrededor de un centenar de personas que a lo largo de la jornada se sumaron a los actos organizados. Una vez recuperado este rincón de la ciudad, la asociación ha querido seguir con esta cita que ya se había convertido en una tradición.

Gracias a la implicación de los vecinos, estos restos lucen vistosos todo el año y la asociación tiene este lugar como referencia para otras fiestas como las patronales. No obstante, siguen echando en falta en el Casco Viejo un mayor impulso desde el Consistorio oscense a los restos de esta iglesia, que forma parte de la historia de la ciudad.

A pesar de que los restos fueron consolidados y está en muy buen estado, insistió la presidenta de Osce Biella, Susana Oliván, que "no está todo hecho". Por esa razón plantean, incluso, que se incluya dentro de alguna ruta turística, sobre todo una vez que se ha abierto el paseo de la Muralla. "Ya que está recuperado debería tener un uso e interés mayor para la ciudad" para que tanto los visitantes como los propios oscenses conozcan este antiguo templo. "Creemos que se tienen que poner en valor los restos -explicó Oliván-, porque tienen una historia y en cualquier ruta turística de otra ciudad te los enseñarían".

El templo original data del tiempo inmediatamente posterior a la conquista de Huesca por las tropas del rey Pedro I, en 1906, tras la batalla de Alcoraz, cuyo aniversario se cumple precisamente a final de noviembre. A la obra de estilo románico original se le fueron superponiendo otras a lo largo de la Edad Media y hasta el barroco. De esta etapa quedan restos de una de las capillas.

La celebración comenzó a las 11 con una misa en honor a santa María Magdalena en las ruinas consolidadas de esta antigua iglesia de la calle Pedro IV. Al término de la ceremonia religiosa se repartió torta y sangría entre los asistentes. Posteriormente, la fiesta se trasladó bajo la chopera de la plaza General Alsina, donde además del vermú había preparadas actividades para los más pequeños.

En torno a las dos y media, los asistentes ya estaban sentados a la mesa para saborear la comida popular, con entrantes y una sabrosa paella elaborada en ese mismo lugar. Como colofón a la celebración, el Dúo Guara amenizó la sobremesa.