print
 
COSAS DE CASA

Tres jóvenes se convierten en las guías de la Jacetania

Miriam Julián, residente en Villanúa, muestra una bella perspectiva del valle del Aragón.
123
Sandra Soteras, Natalia Manso de Zúñiga y Miriam Julián, embajadoras rurales de un proyecto comarcal



RICARDO GRASA
04/03/2018

MIRIAM Julián, Natalia Manso de Zúñiga y Sandra Soteras son las tres jóvenes que actúan como "embajadoras rurales" de la Comarca de la Jacetania. Se trata de una iniciativa vinculada con el turismo y la comunicación digital, enmarcada en el proyecto de cooperación Leader "Jóvenes Dinamizadores Rurales", promovido por 14 Grupos de Acción Local en Aragón, con el que se quiere dar a conocer el mundo rural desde la visión particular de sus jóvenes habitantes.

Miriam Julián se define como "una joven urbana convertida en rural". Vivió en Zaragoza y Madrid, y hoy en día reside en Villanúa. Psicóloga social y amante de la fotografía y la naturaleza, encontró en la Jacetania "un lugar donde disfrutar de las montañas, sus gentes y un ritmo sosegado, alejado del bullicioso ruido y el frenético ritmo de la ciudad". Como embajadora quiere "enseñar la esencia y la importancia del mundo rural, un mundo donde tienes tiempo de disfrutar de cada instante", así que anima al público a acompañarla "en un viaje a lugares únicos de nuestro Pirineo".

Natalia Manso de Zúñiga es de Zaragoza, pero además de maña dice que se siente ansotana, ya que reside en Ansó. De formación es geógrafa y asegura que tiene un gran interés hacia el medio rural de la montaña pirenaica. "Por ello, colaboro en este proyecto como embajadora rural de la comarca de la Jacetania. Quiero redescubrir los paisajes y rincones del entorno, acercar los valores culturales y naturales que me rodean y mostrar el día a día de los protagonistas del territorio: sus habitantes".

Sandra Soteras es la única de las tres embajadoras rurales nacida en la comarca de la Jacetania. Vive en Puente la Reina y se define como "melómana empedernida". "Me encanta la historia y mi especialidad es irme de exploración cuando salgo de viaje. ¿Te animas a descubrir conmigo rincones de mi comarca?", pregunta.

ACCIÓN VOLUNTARIA

La labor de las tres jóvenes embajadores rurales es voluntaria y trata de poner en valor el territorio, a través de una mirada joven y ligada a las redes sociales, según explicaron desde el departamento de Juventud de la Comarca de la Jacetania.

"El objetivo del proyecto es mostrar la vida rural de una manera atractiva y bajo la mirada fresca y creativa de los jóvenes. Los embajadores rurales son unos buenos anfitriones, les gusta su pueblo y comarca, conocen rincones increíbles, costumbres y gentes llenas de sabiduría, atractivos turísticos que a veces no aparecen en las postales o mapas. Con ellos vamos a redescubrir el territorio, a vivir experiencias nuevas y a disfrutar de un turismo sostenible y responsable con el medio rural. A través de sus fotos, comentarios, post y opiniones tendremos la oportunidad de viajar por lugares mágicos y diferentes", destacan desde el proyecto "Jóvenes Dinamizadores Rurales".

A través de las comarcas, se seleccionó a cerca de 50 jóvenes aragoneses, de 18 a 30 años de edad, que ocupan las 17 embajadas comarcales creadas para llevar a cabo el programa. Son jóvenes que se mueven con facilidad con las redes sociales, la fotografía y la comunicación. Les gusta su pueblo y creen que el turismo es algo más que visitar un museo o una iglesia. Además, tienen un vínculo directo con el mundo rural. Su misión principal es actualizar las redes sociales habilitadas por Jóvenes Dinamizadores Rurales con información turística y de interés sobre su territorio, creando así una red de usuarios que pueda conocer el medio rural a través del colectivo joven. Sus fotografías y sus comentarios se pueden ver en el Facebook y el Instagram de Embajadores Rurales.