print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

Una marca con sabor para fijar población: Hecho en los Pirineos


#CONTRALADESPOBLACIÓN



ELENA PUÉRTOLAS
03/11/2018

HUESCA.- Somos referente en nieve, montaña, patrimonio, cultura... pero no se ha puesto en valor la agroalimentación, a pesar de que cada vez hay mayor interés por el producto de proximidad. De esta reflexión, nace "Hecho en los Pirineos", el programa con Francia de cooperación transfronteriza (Poctefa) que durante los años 2017 y 2018 ha organizado 13 mercados en poblaciones rurales para abrir canales de venta para los productores. Un total de 64 de toda la provincia se han sumado al proyecto, una cifra por encima de lo esperado. El plan acaba tras el II Congreso del Producto y la Gastronomía de los Pirineos, que se celebrará del 23 al 26 de marzo de 2019 en el Palacio de Congresos de Huesca. Ahora, a los productores les toca continuar solos.

"Se tienen que organizar para poder continuar con los mercados, porque no pueden esperar que la administración se lo organice siempre, igual que no se hace con otras profesiones", explica Pedro Salas, director de la Agrupación Europea de Cooperación Transfronteriza (AECT) Huesca-Pirineos, integrada por la Diputación Provincial de Huesca y la región francesa de Hautes-Pyrénées, que desarrolla el proyecto financiado al 65 % con fondos Feader.

Esta es una de las conclusiones de este proyecto Poctefa (2016-2019) así como que también pueden apoyarse en las 18 ferias que ya existen vinculadas a la agricultura o la ganadería.

Según explica Salas, en la provincia el programa se ha orientado a cómo poner en valor los productos agroalimentarios y la gastronomía y a cómo ayudar a los productores a vender y tener visibilidad. Por ello, se ha analizado el modelo francés para ver si se podía importar, pero se ha constatado que allí la compra se hace en el mercado, mientras que aquí se va al supermercado y esas citas tienen menor incidencia. En Francia, por su parte, se plantearon su programa orientado al mercado local, no al turismo, para que estos productos se consuman en comedores colectivos. Eso sí, se ha comprobado que los mercados funcionan y ahora a los productores les toca tomar la iniciativa.