print
 
JACETANIA - #CONTRALAEDESPOBLACIÓN

Más de 30.000 vecinos de la provincia de Huesca pasarán del aislamiento digital a la conexión en dos años


El proyecto de la Diputación de Huesca va a llevar el servicio a 321 localidades



RICARDO GRASA
19/11/2018

BORAU.- Más de 30.000 habitantes de la provincia de Huesca pasarán del aislamiento digital a la conexión en los próximos dos años. Es el ambicioso reto de un proyecto sin precedentes, que se propone ampliar la banda ancha a 321 localidades con una media cercana a los cien vecinos. Su punto de partida ha tenido lugar este lunes en la villa jacetana de Borau, cuyos 80 vecinos representan el anhelo del mundo rural por hacer viable sus vidas lejos de las ciudades.

Este plan marcará el futuro de los pueblos, que podrán disponer de una conexión de 100 megas en los cascos urbanos y 30 en las zonas diseminadas. Para ello, se invertirán 4,5 millones de euros desde la Diputación Provincial de Huesca y el Gobierno de Aragón. Los fondos europeos Feder apoyan esta iniciativa pionera, que se adjudicó a la operadora aragonesa Embou.

"Cuando finalice el plan, seremos la primera provincia con el 99% de sus habitantes conectados", ha destacado el presidente de la DPH, Miguel Gracia, que ha presidido el lanzamiento de "un acto trascendental" para combatir la despoblación. "Hay dos derechos fundamentales: vivir donde uno quiera y la igualdad", ha continuado el presidente de la DPH, que ha agregado que internet "no tiene que suponer una brecha mayor entre la zona urbana y el mundo rural, sino que debe servir para equilibrar e igualar los derechos".

"La provincia de Huesca es un ejemplo para toda España", según la consejera de Innovación, Investigación y Universidad de la DGA, Pilar Alegría, que ha estado acompañada por el director general de Sociedad de la Información, Fernando García Mongay.

La consejera ha calificado la puesta de largo del plan como "un día grande", dado que "hacemos real la igualdad de oportunidades y, por tanto, mejoramos la libertad de las personas que eligen vivir en municipios como Borau", un planteamiento compartido con Miguel Gracia.

Alrededor de 50 municipios tendrán el servicio implantado en marzo. En los seis primeros meses, se llegará a más del 30%; y en nueve, prácticamente a la mitad, conectándose más de 200 localidades en el primer año. Según las previsiones, en un año y ocho meses se completará el plan, que beneficiará a pueblos de al menos 20 habitantes.

Embou empezará a trabajar sobre el terreno en diciembre en la Jacetania. Su idea es instalar la fibra óptica en una quincena de localidades cada mes. Para las viviendas situadas fuera del núcleo urbano, se empleará otra red vía radio, utilizando la tecnología WiMAX o LTE.

Según Embou, "es un reto novedoso", como ha dicho Jorge Blasco, director gerente de la operadora, que planificó "un despliegue de 14 a 16 municipios al mes y de una forma simultánea en localidades con una media de 96 habitantes". Ante la magnitud de los trabajos, pidió la colaboración de los ayuntamientos "para hacerlo lo más rápido posible". El plan ha sido recibido con los brazos abiertos en Borau, cuyo alcalde, Daniel López, dijo que "la banda ancha permitirá crear economía" y será un aliciente para el proyecto de viviendas sociales con el que se pretende "hacer más fácil que nuevas familias vengan y se asienten" en el pueblo.

La banda ancha permitirá ampliar la difusión de la red de senderos de Borau. "Hay muchísima gente que viene a andar y los conservamos del mejor modo posible", explicó el teniente de alcalde, Sebastián Sanvicente.

"Este tipo de proyectos son fundamentales", según la presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, que ha señalado que "el servicio de rescate de la Guardia Civil de Montaña tiene dificultades de comunicación" y otro tanto le sucede a los ganaderos con la telefonía móvil. En este sentido, ha dicho que "sería interesante que el camping de Zuriza -en Ansó- tuviera telefonía móvil y wifi".