print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: BANTIERRA Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

Ganaderos de Barós: "Cada explotación ganadera que se cierra es una puerta que no se vuelve a abrir"


12
#CONTRALADESPOBLACIÓN

La localidad, junto a Jaca, es un caso excepcional en su zona porque en tres de las cuatro casas abiertas del núcleo original siguen jóvenes con ovejas o vacas. Al lado, en Ulle, también continúa la tradición familiar Vanessa Pardo



ELENA PUÉRTOLAS
15/12/2018

HUESCA.- Hacer lo que te gusta es nuestro sueldo real, el que nos da fuerza para seguir en la ganadería y la agricultura; además de conservar el medio y de venir a trabajar a esta oficina que tenemos hoy aquí. ¿Quién no pagaría por esto?". Son las palabras de Daniel Lacasa, de 25 años y jugador de hockey en el Club Hielo Jaca, desde sus naves de vacas en Barós, un núcleo a 4 kilómetros de Jaca, en un día soleado. Y casi tiene que pagar por trabajar porque la rentabilidad del sector es "muy baja".

En su "oficina" se reunió con otros ganaderos de su localidad, los primos y socios Jorge Navarro y Pedro Betrán, y solo faltaba José María Viscasillas. Todos ellos son los sucesores de tres de las cuatro casas que siguen abiertas en el núcleo original. El caso de su pueblo es una rareza en su entorno, donde ya no quedan tantas explotaciones. A ellos, se sumó Vanessa Pardo, otra joven ganadera de la localidad vecina de Ulle. Son conscientes de que, en la situación del sector, "cada explotación ganadera que se cierra, es una puerta que no se vuelve a abrir".

Y alertan de que, si no se toman medidas, en pocos años desaparecerán muchas más. Sus padres han conocido 10 o 12 casas en Barós y Jorge Navarro, que con solo 38 años es el más mayor, ha visto ganado en seis. Ya solo quedan tres y son la excepción.

Les da la risa cuando escuchan hablar de iniciativas para mantener los "pueblos vivos". "No es la idea bucólica de me pongo unas cabras y vivo con un huerto en la puerta de casa. Esa no es la realidad", aclara Navarro. Tal y como está el sector, "en pocos años los pequeños desaparecerán", indica su primo Pedro Betrán. Y es que se necesitan grandes inversiones. "Es una pena que es sector esté así, porque si a alguien le gusta y quiere vivir de esto, es imposible empezar de cero", denuncia Lacasa. "Para que un joven se pueda incorporar necesita como mínimo un talón de 500.000 euros a fondo perdido", asegura Lacasa.

 

UNA LABOR AMBIENTAL EN EL TERRITORIO

 

Barós tiene música, la de los cencerros y los mugidos, pero también voz, la de jóvenes ganaderos que son el futuro de una localidad, que creció en los años del boom inmobiliario con una urbanización y que ahora cuenta con 88 empadronados frente a los 39 de principios de siglo. "Con lo cerca que está de Jaca, está claro que aquí siempre vivirá gente, pero solo vienen a dormir. Llegas por la noche y se ven muchas luces, pero es un pueblo fantasma porque por el día las puertas están cerradas", indica Daniel Lacasa, quien resalta que el ganado es un símbolo de vida.

"Si vas por cualquier carretera y miras a ambos lados, el territorio lo mantienen los agricultores y los ganaderos. Y por el momento la comida no se hace en las fábricas, allí solo se transforma", indica Navarro para ensalzar la importancia del sector. A su primo Pedro Betrán le da mucha tristeza viajar por algunas zonas de Teruel y ver los terrenos sin cultivar. "El abandono del territorio será un grave problema", indica.

 

"SOMOS EL ÚNICO SECTOR QUE NOS MARCAN LOS PRECIOS"

 

Serán las consecuencias de la política agraria, que a su juicio tiene que cambiar. Su voz se alza para reclamar mejoras en el sector, el único en el que "nos marcan el precio de lo que se compra y de lo que se vende", denuncia Jorge Navarro, quien añade que también "somos esclavos de las subvenciones".

Por ello, su primo Pedro Betrán resalta que ahora ya no pueden ser pequeños ganaderos sino empresas con empleados para gestionar grandes volúmenes de facturación. "En los años 80, con 20 hectáreas y 200 ovejas podías vivir, pero ahora no", indica Navarro. En su caso, tienen 1.100 ovejas de Rasa Aragonesa que venden directamente a Supermercados Alto Aragón para ahorrarse un eslabón de la cadena -una cooperativa, por ejemplo- y aumentar su margen de beneficio. Aunque esto les exige una calidad mayor que también la tienen avalada por el sello Ternasco de Aragón.

Para ello, tienen contratado a un pastor y además han creado una empresa de servicios agrícolas de manera que cosechan o siembran por toda la provincia. El ser dos les permite darse días de fiesta y, por ello, tanto Pedro como Daniel creen que el sector tiene que cambiar y tendrá que ir a modelos de empresas o cooperativas. Pero, sobre todo, Pedro insiste en la necesita de abarcar mucho trabajo para que salga a cuenta. "Si sumamos lo que facturamos entre todos, mucha gente se asombraría, pero como la rentabilidad es tan escasa...", indica. "Al final te queda un sueldo como si trabajaras en una oficina", concluye Vanessa Pardo, que da continuidad a la explotación de su padre en la que inicialmente comenzó como asalariada. Aunque al principio apostó por salir fuera, al final "es lo que me gustaba". De hecho, todos los demás que la conocen aseguran que a nadie le sorprendió que siguiera con la explotación de vacas de Raza Parda Pirenaica. Además, tienen ovino, pero "las ovejas dan mucho más trabajo y menos rentabilidad".

En su caso, y no es nada fácil, tienen la suerte de haber encontrado a un pastor, Mohamed Dahmari, que llegó con contrato de trabajo desde Marruecos. "Saca mucha faena, pero es difícil encontrar a alguien que sepa y, sobre todo, que tenga ganas de trabajar", añade Vanessa Pardo. Que se lo digan a Jorge, que recientemente puso un anuncio para encontrar pastor y cuando les preguntaba por la experiencia más de uno le dijo: "Ya sé lo que es un animal porque he tenido perro".

El padre de Pedro y la madre de Jorge, hermanos, apostaron por el ovino cuando tuvieron que cambiar su explotación de vacuno de leche. Tras el cierre de la Central Lechera Osca a finales de los años 80, se pasaron al ovino. Navarro resalta que se trata de una especie que aprovecha más los pastos que la vaca. Aunque tienen alguna pardina próxima arrendada, también aprovechan los rastrojos tras las cosechas y otros campos mientras las vacas del pueblo están en el puerto en verano. Entre todo, cuidan el entorno.

Por su parte, los padres de Daniel Lacasa, en la misma situación, optaron por el vacuno de carne. En su caso, llevan las vacas a otros montes porque se crían en extensivo pero, igual que los primos, cierran el ciclo para acabar de criar a los terneros en lugar de mandarlos a cebaderos. Es la manera de aumentar la rentabilidad.

Aunque tienen 163 madres, 120 terneros de engorde y unos 25 recién nacidos en este momento, lo complementan con la agricultura. "No hay grandes extensiones ni las casas tienen mucho patrimonio y es necesario combinarlo. En cuanto cruzas Monrepós, la cosa ya es diferente", indica Daniel. Por ello, las medidas para hacer rentable el sector, como reclama Adelpa (Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés), tienen que tener en cuenta las condiciones especiales de la ganadería de montaña. "Los agricultores y ganaderos pequeños tienen los días contados", augura Pedro Betrán. Y, con ellos, a veces, los pueblos.