print
 
ALTO ARAGÓN - PATRIMONIO

Aragón recorre a través de una exposición de 144 piezas la historia y el legado artístico de sus panteones reales


La muestra podrá verse desde este jueves hasta el 17 de marzo de 2019 en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli



D.A.
19/12/2018

ZARAGOZA.- El Gobierno de Aragón recorre la historia de Aragón, de su linaje real y su patrimonio a través de las 144 piezas que conforman la exposición "Panteones Reales de Aragón", una muestra organizada en colaboración con la Fundación Ibercaja que aborda el pasado y el presente de los enclaves monumentales que fueron elegidos como panteones por los reyes aragoneses y que podrá verse desde este 20 de diciembre al 17 de marzo de 2019 en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez; el director general de la Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo; y la comisaria de la muestra, Marisancho Menjón, han presentado este esta exposición, que ofrece una muestra representativa del patrimonio que atesoraron los panteones aragoneses, unos centros religiosos que fueron también importantes centros de poder en la Edad Media, dada la protección real de la que gozaron. Se da a conocer a través de un recorrido cronológico y espacial en el que se sigue la línea sucesoria de los reyes de Aragón, a la vez que se avanza por los territorios que formaron parte del Reino y de la Corona.

Mayte Pérez ha destacado que esta exposición reivindica "nuestra historia, cultura y patrimonio" y recuerda el peso específico de Aragón en España. "El Gobierno de Aragón ha hecho un esfuerzo para que los aragoneses conozcan su historia y por poner en valor nuestro patrimonio. Esto genera identidad y orgullo por nuestra tierra. Esto es lo que sentirán los ciudadanos que visiten la exposición y den un paseo por nuestra historia", ha señalado.

Por su parte, José Luis Rodrigo ha explicado: "La Fundación Ibercaja tiene sus raíces en Aragón, y la fuerte vinculación con nuestro territorio es uno de los principales argumentos para participar en muestras como la que nos ocupa. Gracias a la exposición que presentamos hoy, los panteones reales quedan por fin dignificados como merecen. En Fundación Ibercaja estamos especialmente orgullosos en colaborar en esta iniciativa que permite difundir entre la sociedad la memoria de Aragón".

Articulada en diez ámbitos o bloques temáticos, la muestra comienza su recorrido en los Pirineos con el monasterio de San Juan de la Peña, primer panteón real de Aragón, y el cenobio de San Victorián. El discurso se detiene en Santa Cruz de la Serós, pasa a Montearagón y Huesca, a su iglesia de San Pedro el Viejo; se encamina después a Barcelona, en cuya catedral quiso ser enterrada la reina Petronila, y llega hasta Sijena, que alojó los restos de su reina fundadora, Sancha, y del monarca derrotado y muerto en Muret, Pedro II.

Dedica también un espacio a Poblet y Santes Creus, los grandes panteones góticos de esencia mediterránea, y menciona brevemente los centros monásticos franciscanos que acogieron los restos de dos monarcas, Alfonso III en Barcelona y Alfonso IV en Lérida, cuando todavía Poblet no había llegado a ser el panteón dinástico en que se convirtió a partir de Pedro IV.

En el centro del recorrido se presenta un espacio dedicado a las ceremonias fúnebres, a la muerte del rey, que siempre era un momento crítico para el reino, aunque estuviera asegurada la sucesión.

A continuación, la exposición recuerda a las figuras del linaje que, por razones de estrategia política, de establecimiento de alianzas con otras potencias europeas o, en el caso de Fernando el Católico, por la unión de las dos grandes coronas peninsulares, fueron sepultados lejos de casa. Este espacio permite, además, detenerse en las figuras femeninas del linaje real, algunas de las cuales todavía son recordadas con afecto en sus países de acogida.

Finalmente, también dedica un pequeño homenaje a las figuras que en épocas difíciles lucharon por preservar ese patrimonio, personificadas en el erudito y artista oscense Valentín Carderera, cuyo incansable trabajo durante años ayudó a evitar la destrucción de monumentos de toda España.

La exposición se complementa con un apartado de realidad virtual, donde confluyen la investigación histórica y la tecnología para ofrecer al espectador una imagen recuperada del pasado de dos espacios emblemáticos: los panteones de San Juan de la Peña y Sijena. De esta manera, durante las fiestas navideñas la fachada de los jardines del Edificio Pignatelli se convertirá en un inmenso lienzo sobre el que se proyectará, de modo inédito, una espectacular producción de mapping con la que se pretende alentar al público a visitar la muestra, además de contribuir a hacer del espacio urbano un motivo de celebración de nuestro patrimonio histórico.

Las piezas proceden de una treintena de instituciones como el Museo de Huesca, el Museo de Zaragoza, el Museo Enrique Larreta de Buenos Aires, el Museo Nacional Machado de Castro de Coimbra, la Diputación de Zaragoza, el Archivo de la Catedral de Jaca, el Museo Lázaro Galdiano de Madrid, el Archivo Histórico Nacional, la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, la Universidad de Zaragoza, la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el Museo Diocesano de Jaca, el Archivo de la Corona de Aragón, el Obispado de Huesca, el Archivo-Biblioteca de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Biblioteca del Monasterio de Poblet, Museo del Louvre, Cabildo Metropolitano de Zaragoza, Museo Nacional del Prado, Palacio de Liria, Biblioteca de Cataluña, Museo Frederic Marès, el Archivo Ducal de Villahermosa, Ayuntamiento de Zaragoza, Cabildo de la Capilla Real de Granada y Fundación Casa de Alba, entre otras.