print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA
#CONTRALADESPOBLACIÓN

Baldellou ha perdido la mitad de su población en solo 20 años


David Grau, de 29 años, es el alcalde y casi el único joven de esta localidad



ELENA PUÉRTOLAS
19/01/2019

LA GENTE JOVEN SE HA IDO DE BALDELLOU. Apenas queda una chica de poco más de 20 años y el alcalde, David Grau, de 29, que apuesta por quedarse, pero no se atreve a asegurar que nunca marchará. A más de 30 kilómetros de Binéfar y 45 de Lérida se sienten lejos de todo, especialmente, por el pésimo estado de las carreteras de acceso, que han servido para que la población se vaya y solo vuelvan los fines de semana. En solo 20 años, esta localidad de La Litera ha perdido la mitad de su población. En 1998 eran 156 vecinos y ahora solo 77.

"La solución es complicada, pero si arreglaran la carretera, sería un gran paso", indica Grau. Al trazado, en el que en muchos puntos es difícil cruzarse con un camión, se le suma el mal estado del firme. Este joven alcalde considera urgente la adopción de medidas para mantener la vida en los pueblos, pero al mismo tiempo admite que es "muy complicado", entre otras razones, por la falta de oportunidades laborales.

En Baldellou hay una fábrica de cereales, que emplea a 4 o 5 personas, y otros vecinos que trabajan en sus tierras o granjas, pero muchos incluso se desplazan desde otras localidades que les permite una mayor conciliación de la vida familiar. De hecho, David trabaja las tierras de la familia con su hermano, que vive en Benabarre y, además, se construyeron granjas de terneros mamones. Otros tienen cerdos, pero las ovejas ya han desaparecido del pueblo. "La gente joven no se queda aquí y cuando los hijos se van, las explotaciones (cuando se jubilan los padres) se cierran", lamenta.

En Baldellou hace ya muchos años que cerró el colegio, poco después de que David Grau pasara al instituto. En estos últimos años, iban entre siete y diez alumnos. Ahora, solo hay un niño de unos 10 años en todo el pueblo, en el que la mayoría de los 77 vecinos son jubilados, y sale fuera todos los días con el transporte escolar. Llegó hace un año con su madre, hija del pueblo, que cogió el bar social y el albergue, que han tenido diferentes gestores en los últimos años.

Al alcalde y casi el único joven del pueblo le gustaría dar una visión más optimista, pero teme que "en diez años -quien dice diez dice alguno más, pero a corto plazo- aquí no quedará nadie más que los fines de semana y los veraneantes", indica. Por ello, es necesario que se adopten medidas, porque los ayuntamientos no tienen capacidad. Grau quiere continuar viviendo en Baldellou pero tampoco se atreve a asegurar que continuará allí porque cuando piensa en el futuro o en la posibilidad de formar una familia... "Me resultaría difícil irme, pero también me tengo que amoldar a las circunstancias", indica con resignación.