print
 
SANIDAD

Los Médicos y enfermeros aragoneses inician este jueves el primero de los cuatro paros convocados


Cemsatse reclama poner fin a los "continuos recortes" y medita convocar una huelga para abril



D.A.
06/02/2019

HUESCA.- Los médicos y enfermeros aragoneses iniciarán este jueves el primero de los cuatro paros convocados por Cemsatse ante "la situación límite" de la sanidad en la comunidad autónoma. Bajo el lema "Por una sanidad pública de calidad", los paros de 10 minutos en todos los centros sanitarios de Aragón -a las 12 horas para el turno de mañana y a las 18 para el de tarde- comenzarán este jueves y se repetirán el 21 de este mes y los días 7 y 21 de marzo, aunque Cemsatse no descarta convocar huelga en abril si la DGA no atiende sus demandas. Para esta primera jornada de paros, también habrá una concentración a mediodía en el Centro de Salud Santo Grial.

Las reivindicaciones principales de Cemsatse, mayoritario en el sector y formado por Cesmaragón y Fasamet (médicos) y Satse (enfermería), son la eliminación o disminución de las listas de espera, la reducción de la carga burocrática-informática, unas agendas limitadas y cerradas, la recuperación de los derechos recortados desde 2010 "con una pérdida del poder adquisitivo del 25 %", acabar con la temporalidad y la precariedad, la jornada de 35 horas y la reforma de Atención Continuada y guardias "para no cobrarlas por debajo de las horas ordinarias".

También reclama recuperar "todos los niveles de carrera profesional" para el personal fijo y crear la carrera profesional para los interinos, una seguridad laboral suficiente para lograr las 0 agresiones, unos cupos máximos por médico (de 1.500 por médico de familia y de 1.000 por pediatra), la planificación de las necesidades futuras para que "como mínimo" todos los graduados puedan hacer una especialidad y elevar el número de las plazas MIR y la ratio de enfermeros por paciente, "actualmente de 5 por 1.000 en España, de las más bajas de Europa".

Médicos y enfermeros de Primaria y Hospitalaria están "hartos", dijo Cemsatse, ante la "pasividad" de la DGA y exigen "una asistencia de calidad a nuestros pacientes, tener tiempo y condiciones de trabajo adecuadas".

La "mala gestión" de la sanidad aragonesa crea "múltiples problemas", como la saturación de las consultas y las urgencias, unas plantillas insuficientes para cubrir ciertas zonas y especialidades, o la suspensión de operaciones.