print
 
CASO JULEN

El empresario que ejecutó el pozo de Totalán donde cayó Julen dice que lo tapó


Argumentó que tras precipitarse el pequeño se habían producido cambios en el terreno



EFE
13/03/2019

MÁLAGA.- El empresario que ejecutó el pozo de Totalán (Málaga), Antonio Sánchez, al que cayó el pequeño Julen el 13 de enero, aseguró este martes a la jueza instructora que él cerró la prospección con una piedra y tierra. Antonio Sánchez compareció en calidad de testigo durante unos cuarenta minutos y relató cómo dejó el pozo tras determinar que no tenía agua, cómo se lo encontró tras el accidente y algunas concreciones sobre la prospección.

Argumentó que tras la caída de Julen comprobó que se había rebajado la zona y que no estaba la piedra con la que había tapado el sondeo. Declaró que el pozo estaba a unos 45 centímetros por debajo de la cota donde había dejado la piedra y dentro de una zanja en forma de "L", por lo que reiteró que tras su trabajo se hicieron movimientos de tierra en la zona y quitaron la roca.

Su letrado, Javier Rodríguez, explicó que cuando se hace una prospección antes siempre se pone una boquilla de hierro para evitar que la tierra que sale vuelva a caer dentro y que tras comprobar su cliente que no había agua retiró dicha boquilla.

Al retirar la boquilla de hierro, añadió, siempre se crea un derrumbamiento que deja sobre el pozo como un pequeño cráter sobre el que el pocero colocó la piedra, a la espera de que una máquina retirara los 6.000 kilos de tierra que había alrededor del pozo, "ya que es imposible retirarlo con una pala y él no tenía medios para ello". Además el pocero explicó a la jueza del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, instructora del procedimiento, que cuando se quita la boquilla siempre cae tierra y que esa es la tierra que había debajo del pequeño Julen de 2 años.

 

TAPADO CON UNA PIEDRA

 

También relató a la magistrada que sólo selló dos pozos porque tenían agua, mientras que al cayó Julen, lo tapó con una piedra: "los que no tienen agua no se sellan", ha apostillado, porque "no tienen ninguna utilidad".

También comparecieron el ayudante del pocero y la persona que hizo la zanja junto al talud cercano a la perforación y ambos se ratificaron en las declaraciones que hicieron en su día ante la Guardia Civil.

El maquinista que hizo los movimientos de tierra ha afirmado que no vio la piedra que supuestamente había tapando el pozo y ha dado algunos detalles sobre cómo estaba el entorno.