print
 
DEPORTES DE HIELO

El CH Jaca, pendiente de reconducir sus finanzas


El club espera cubrir la deuda con Hacienda para acceder a recursos y poder acabar la temporada en lo económico



RICARDO GRASA
19/04/2019

JACA.- El Club Hielo Jaca trata de asegurar su supervivencia con un plan de viabilidad económica basado en tres ejes: el pago de la deuda con Hacienda (mediante el cobro anticipado de dos cuotas de sus socios), la renegociación de las deudas contraídas con los demás acreedores y la elaboración de un plan de marketing orientado a sumar patrocinios, ampliar la masa social y captar a nuevos deportistas.

"Del resultado efectivo del plan de viabilidad va a depender la mayor o menor capacidad de gasto del club, la existencia de déficit o el equilibrio presupuestario", dijo el presidente, Antonio Betrán, cuya directiva hará "un estudio minucioso" de los gastos básicos de funcionamiento del club y sus vías de financiación, sabiendo que los recursos propios (cuotas de socios y deportistas, bar, rifas...) "no llegan a cubrir el 50% del presupuesto medio" de las últimas temporadas.

Algunos temas preocupantes, como la puesta al día de las obligaciones con la Agencia Tributaria, "tienen visos de estar resueltos en estas próximas semanas", según el dirigente, que agregó que esto "abre algunas posibilidades financieras que garanticen terminar la temporada y cumplir una de las prioridades: el pago de las nóminas".

 

LA JUNTA ANTERIOR AGRAVÓ LA SITUACIÓN

 

La anterior directiva que lideró Jessica Zaragoza se hizo cargo del club en mayo de 2018 y heredó "una deuda muy importante" (125.000 euros). Sus mayores partidas eran la deuda con Hacienda, una empresa de transporte (Autocares Escartín) y una entidad financiera (Ibercaja). Los gastos extraordinarios "alcanzaban prácticamente un tercio del presupuesto".

"En lugar de poner en marcha un plan que contemplara ingresos extraordinarios y específicos para pagar la deuda y conducir al club a su viabilidad económica, la anterior junta se limitó a integrar el pago de la deuda como si se tratara de gasto corriente", comentó Antonio Betrán.

Además, la junta de Jessica Zaragoza "agravó la situación al adquirir nuevos compromisos de pago del todo inasumibles en las circunstancias existentes". En concreto, hizo contrataciones de personal cuyos costes totales ascendían a más de 7.500 euros mensuales (4 entrenadores, 3 de ellos a tiempo parcial; y 2 auxiliares administrativos).

"En esas circunstancias, todos los recursos económicos generados por el club y los llegados de fuera (subvenciones y patrocinios), algunos de los cuales se debían contemplar con el horizonte de la temporada 2018-2019, fueron agotados en enero, fundamentalmente por los gastos de personal y parte de la deuda heredada con la Agencia Tributaria", relató el actual presidente.

Cuando la junta de Antonio Betrán se hizo cargo del club, en febrero, "la tesorería estaba prácticamente a cero, la deuda con la empresa de transporte incrementada y la deuda con la entidad financiera vencida, al igual que la deuda con la Agencia Tributaria". El impago de la deuda con Hacienda sitúa al club "fuera de la ley en materia fiscal y cierra las puertas al crédito y a las subvenciones". Esto motivó el impago al personal y obligó a destinar los recursos a mantener la vida diaria del club "no sin serias dificultades".

Para la próxima temporada, el presidente anuncia "mucho trabajo previo y rigor en la gestión económica" para tomar las decisiones más adecuadas y convenientes para sacar adelante el club, que continúa en "una situación muy delicada" en lo relativo a sus finanzas.