print
 
SEMANA SANTA

La procesión del Viernes Santo en Huesca se vive con gran fe y devoción


El Santo Entierro ha llevado a cabo su habitual recorrido en la capital altoaragonesa con más de mil participantes



D.A.
19/04/2019

HUESCA.- Con tanta solemnidad como puntualidad ha arrancado la procesión del Santo Entierro en Huesca en una jornada en la que se han cumplido las predicciones que alejaban la borrasca de la capital y tanto cofrades como público han podido demostrar su fervor y devoción ante la veintena de pasos que reproducen las escenas más detacadas de los último días de Jesús.

 

IMÁGENES DE LA PROCESIÓN

 

Desde el arranque del desfile, en la plaza de Santo Domingo, ha habido mucha gente en todas las zonas por la que ha transcurrido la procesión y se ha notado que hacía buen tiempo.

 

VÍDEO DE LA PROCESIÓN

 

Uno a uno, cada uno de los pasos se han dirigido hacia la Catedral pasando por las calles Coso Bajo, Ramiro el Monje, plaza de San Pedro, San Salvador, plaza Arista y Las Cortes, para regresar a la plaza Santo Domingo bajando por la calle Santiago a la plaza Lizana para recorrer el Coso Alto hasta la calle Moya y plaza López Allué y regresar por las calles Cuatro Reyes, Goya y Coso Bajo.

Finalmente no ha sido necesario poner en marcha el plan B, previsto en caso de lluvia y los más de mil oscenses que salen en las distintas cofradías han podido completar el recorrido.

Previamente, oscenses y visitantes habían podido admirar las tallas, expuestas en la avenida de Ramón y Cajal y que en ese momento veían partir para iniciar su recorrido.

La procesión del Santo Entierro ha puesto así el colofón al Viernes de Pasión en la capital oscense, que ha estado marcado, por la mañana, con la Concentración de Bandas de Tambores y Cornetas, que ha llevado a las cofradías a desfilar por la plaza de López Allué para mostrar sus toques al público allí congregado.

También en esta jornada ha transcurrido uno de los desfiles más populares y más esperados de la Semana Santa en la capital altoaragonesa, el de la agrupación de Romanos, que han desfilado desde la Catedral al Coso Alto y de allí, a la iglesia de Santo Domingo para velar la imagen del Cristo Yacente. El público les ha seguido desde los diferentes puntos del trazado y hasta el interior del templo.