print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: BANTIERRA Y DIPUTACIÓN DE HUESCA
#CONTRALADESPOBLACIÓN

Ante el complicado acceso a Bentué de Nocito: "Para poder ir, entre dos casas compraron un Land Rover"


Los nonagenarios Ángel y Petra Lloro han visto la luz en su casa



E. P.
21/04/2019

He visto la luz en casa y...". Es como si Ángel Lloro, de 94 años y natural de Bentué de Nocito, ya lo hubiera visto todo. Así es como se lo transmitió a su sobrino Miguel Ángel Lloro, que ya nació en Huesca porque su madre se casó en Artosilla (la Guarguera) y su familia fue de las primeras en marchar en 1949. Sus tíos Ángel, Petra -que hoy tiene 91 años- y Josefa, aún se quedaron en el valle de Nocito hasta que en 1964 bajaron a Huesca.

El pueblo siempre lo tuvieron muy presente. De hecho, "para poder ir, con los de casa Mairal se compraron un Land Rover a medias, porque hace años el acceso era por pista. Iban todas las semanas, se pusieron huerto y recuperaron la vitalidad del pueblo", apunta. Ahora, según la disponibilidad de los sobrinos, todavía van a pasar allí unas vacaciones.

"No deja de ser chocante que en pleno siglo XXI con la era tecnológica llegue la luz. El valle de Nocito es como un reducto", apunta Miguel Ángel Otín. Aunque aplaude el trabajo hecho desde el Ayuntamiento de Sabiñánigo, hace un "llamamiento" para que se impulse un programa de electrificación rural, para que la luz llegue al casco urbano. Los particulares no han recibido ayuda alguna para llevar la luz a sus casas y "no es barato", apunta. Con todo, su tío ha tenido la recompensa de ser la casa pionera en tener la luz.