print
 
EXPOSICIÓN

Susana Vacas crea un bosque de miniaturas en Huesca


La artista expone en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner un centenar de piezas que dan lugar a un singular mundo imaginario



B. S.
04/05/2019

HUESCA.- La artista zaragozana Susana Vacas ha creado en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca un mundo imaginario compuesto por un centenar de pequeñas obras desde las que invita a los oscenses a descubrir formas y personajes.

Las piezas, de formato micro, dan lugar a la exposición Bosque de noche, propuesta que la artista ha desplegado por este centro cultural partiendo de los algarrobos que hay en la entrada.

Esta creadora visual, amante de las siluetas, conduce así a los visitantes por esta muestra a la que propone que acudan "con una lupa, por si acaso", bromea.

Esta intervención, explica, enlaza con otra que realizó en los cristales laterales del Benito Moliner dentro del Festival Micro. "Le estoy dando unas cuantas vueltas a este centro. Ahora, la intervención entra por la puerta principal y se extiende hasta el interior, dentro de lo que he denominado "Bosque de grillos", poblado por mis personajes, fruto de la ficción y de mis vivencias", explica.

Así, la sala que alberga la exposición atesora un castaño de Indias, "en el que hay parte de esta población de grillos" desde la que ha plasmado sus recuerdos. Todos ellos "se encuentran colgados del techo a través de pequeños camafeos", revela la autora, que también ha introducido en este bosque una zona de sombras elaborada con proyecciones.

Su imaginación se extiende así por este espacio a través de esta propuesta para la que huye de etiquetas, ya que a Vacas no le gusta encasillarse dentro de ninguna disciplina.

A pesar de ello, revela que las obras están compuestas por dibujos, diapositivas, cristales, reflejos y sombras.

"Vengo de un mundo totalmente académico y mis patrones son la línea y el color, pero en estas obras no hay ni dibujo ni objeto, ya que lo mezclo todo. En esta exposición hay parte física, compuesta por esculturas, pero con objeto reutilizado, y también hay serigrafías, aunque no lo parecen", comenta.

El objetivo de la muestra, añade, es que el público que se pasee por ella "aprenda a mirar las piezas de otra manera". "Parece que el arte solo se da en grandes tamaños porque siempre se ha enmarcado. Yo me desdibujo de estos patrones y planteo que el espectador se esfuerce un poco y pueda mirar el arte en un árbol, entre hojas, en el suelo, en una sombra, en un reflejo o en un formato muy pequeño", indica.

Desde su experiencia, confiesa que a pesar de lo laborioso que resulta emplear un formato micro, lo cierto es que no sabe trabajar de otra manera.

"Es algo que me sale solo. Lo que quiero es descontextualizar las cosas y ser un poco rebelde en cuanto al concepto artístico", explica.

Desde esta apuesta por lo pequeño, Vacas hace referencia al libro Historia abreviada de la literatura portátil, de Enrique Vila-Matas.

"Esta novela plantea que la literatura no es arte si no cabe en una maleta, pues yo he llevado mis cien obras a Huesca en dos cajas de madera, de esas que te dan con el aguinaldo", concluye la artista.

La muestra se puede visitar hasta el próximo 2 de junio, de lunes a viernes, de 18 a 21 horas, y sábados y domingos, de 12 a 14 y de 18 a 21 horas.