print
 
FESTIVAL DE CINE

Penélope Cruz reina en Cannes en la noche de Almodóvar


El director manchego por sexta vez a la competición con "Dolor y gloria"



EFE
17/05/2019

CANNES.- Con un precioso vestido blanco con lazos azules que desafiaba el viento desde su falda estructurada, Penélope Cruz fue este viernes la reina de la alfombra roja de Cannes en la noche de Pedro Almodóvar y su Dolor y gloria, una película que ha sido recibida con pasión y tibieza a partes iguales.

Aunque el pase de gala de la película fue este jueves, ya ha habido varios para la prensa con una mixta recepción. Fuertes risas en algunas escenas y aplausos al final, pero con opiniones divergentes.

Algunos periodistas apuntan a que hay que conocer mucho el mundo de Almodóvar para disfrutar plenamente de la película y otros aseguran que esperaban más, aunque todos están de acuerdo en la gran interpretación de Antonio Banderas.

Dolor y gloria es la sexta película que Almodóvar presenta en la competición de Cannes y hasta ahora tiene un más que notable balance: obtuvo en 1999 el premio a la mejor dirección por Todo sobre mi madre y en 2006 vio recompensado el guión de Volver, que también se llevó el galardón de mejor interpretación para sus actrices.

Pero le falta la Palma de Oro, el gran premio de Cannes. Y la elección del filme ganador recae en esta 72 edición en un jurado que preside el mexicano Alejandro González Iñárritu.

El palmarés no se conocerá hasta el día 25 pero mientras, este viernes fue el día del cine español en la alfombra roja de Cannes.

La primera en llegar del equipo fue Penélope Cruz, que se paró a firmar autógrafos antes de hablar con la televisión del festival para asegurar que cada colaboración con Almodóvar "es una nueva aventura".

A continuación, Antonio Banderas, con un esmoquin de tela brocada y una enorme pajarita blanca, acompañado por su novia, Nicole Kimpel. El malagueño también firmó autógrafos para unirse después a sus compañeros de equipo, Asier Etxeandía, Leonardo Sbaraglia y Nora Navas, que hicieron piña.

Y Pedro Almodóvar, de negro, se mostró feliz pero un poco nervioso por la recepción que tendría la película. "Evidentemente hay mucho de mí en este filme, pero desde el momento en que empiezas a escribir, la ficción domina el relato. Estoy muy presente en la película pero de modo totalmente literal", explicó a la tele del festival.