print
 
FÚTBOL - AMAÑOS POR APUESTAS

Los ex jugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda tienen que pagar 100.000 euros para evitar la cárcel


12
La investigación los considera los cabecillas de la trama de amaños de partidos y tras declarar han salido en coches policiales



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
30/05/2019

HUESCA.- El magistrado del Juzgado de Instrucción nº 5 de Huesca ha decretado prisión provisional para los futbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda, que podrán eludir con el pago de una fianza establecida en 100.000 euros para cada uno de ellos.

Al parecer, están considerados como los cabecillas de la trama de presuntos amaños de partidos, vinculados a apuestas deportivas.

Ambos jugadores, que han salido del Palacio de Justica de Huesca en sendos coches policiales, están siendo investigados como posibles responsables de los delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa en relación con las diligencias abiertas en el juzgado por un presunto amaño de partidos de fútbol, vinculado a apuestas deportivas.

Según ha explicado a los medios de comunicación el fiscal jefe de Huesca, Juan Baratech, los dos encausados, que han sido los últimos en comparecer ante el titular del Juzgado número 5 de la capital oscense, Ángel de Pedro, se han negado a declarar.

Para ambos se ha decretado prisión provisional eludible con una fianza de 100.000 euros y se les ha concedido un tiempo para que tomen la decisión que consideren oportuna al respecto, pero finalmente han salido del Palacio de Justicia custodiados por la policía.

Antes que ellos, han pasado por el tribunal el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, el jefe del servicio médico del club oscense, Juan Carlos Galindo, el ex jugador del Huesca Íñigo López, y el ex jugador del Valladolid y actual jugador del Derpotivo de La Coruña Borja Fernández.

Todos ellos han quedado en libertad provisional con cargos, medidas cautelares y fianzas de 50.000 euros para Lasaosa, Galindo y Fernández, y de 75.000 para López.

El fiscal de Huesca ha recordado que estas actuaciones se iniciaron con una denuncia de LaLiga en la Fiscalía General del Estado, en relación con el partido Huesca-Nástic, disputado 27 de mayo de 2018 y que finalizó con un 0-1.

Después, se judicializó en el Juzgado número 5 de Huesca, que ordenó intervenciones telefónicas, entradas y registros, para culminar con la detención de varias de las personas investigadas.

Baratech ha indicado que de la trama principal han salido algunas ramificaciones y se han apreciado delitos de corrupción en el deporte, estafa y blanqueo, pero ha subrayado que a las personas que han declarado este jueves no se les imputa los mismos delitos.