print
 
36 FERIA DEL LIBRO DE HUESCA

Alfredo Moreno invita a los oscenses a pensar y defiende otra forma de ver cine


El escritor recoge en "Hermosas mentiras" diversos tópicos y clichés que proliferan en el séptimo arte



B. S.
07/06/2019

HUESCA.- El escritor Alfredo Moreno ha presentado este jueves en la 36 Feria del Libro de Huesca Hermosas mentiras. Tópicos y clichés en el cine (Ed. Limbo errante), una obra desde la que plantea que "el séptimo arte nos ha enseñado a vestir, a pensar, a hablar, a enamorarnos y hasta a besar".

El autor, que defiende "la profundidad en la mirada", planteó ante los visitantes de la Feria que "ninguna película está hecha porque sí, ninguna es inocente e inofensiva, todas tienen un sesgo y un prisma determinado desde el que se cuentan las historias".

En esta línea, ha manifestado que este fenómeno "a veces es una cuestión de autor y otras resulta menos altruista y más interesada", y ha cuestionado "por qué se nos cuentan las cosas siempre de determinadas maneras y cómo hemos llegado a acostumbrarnos a que nos las relaten así".

Ha explicado, por ejemplo, que cuando una película plasma una historia de amor "lo hace desde una visión romántica relativamente reciente. Lo que pasa es que se proyecta en el pasado y pensamos que siempre se han vivido estas historias de esa manera, pero en realidad no es así".

A este caso ha sumado otro como el de "cintas que incluyen un tema social e incluso humorístico y que, sin embargo, como sustrato poseen una ideología interesada política muy concreta".

Y ha citado como ejemplo, en esta línea, comedias de los años 30 y 40 como La fiera de mi niña e Historias de Filadelfia. "Son historias en las que una pareja vive una serie de situaciones locas a la vez que se está enamorando y presentan a mujeres con profesiones liberales que se supone que son independientes. Sin embargo, estas cintas van de protagonistas femeninas que en el fondo quieren ser sumisas, amas de casa y cuidar a su hombre", ha advertido. En su libro invita a pensar y ha querido recoger esta forma de ver las películas, más allá del entretenimiento, "porque de manera sesgada y subliminal hay un discurso muy conservador y contradictorio en producciones de diversos géneros y épocas".