print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA
#CONTRALADESPOBLACIÓN

Lucía Usieto: "Hay gente que se quedaría, pero por el trabajo se tiene que ir"


Esta vecina de San Lorenzo del Flumen ha montado un obrador de pastelería innovadora



ELENA PUÉRTOLAS
13/07/2019

HUESCA.- Mucha gente se quedaría en el medio rural, pero el problema es el trabajo", apunta la emprendedora monegrina Lucía Usieto. Por ello, tras quedarse sin empleo, decidió crear su propio puesto de trabajo haciendo lo que más le gustaba y tras detectar la falta de un producto en el mercado que ella mismo necesitaba: pastelería para celiacos. Dulces La Replazeta, que se puso en marcha el pasado mes de abril, ha dado otro aroma al día a día de San Lorenzo del Flumen, su localidad natal, donde ha construido su obrador con dos zonas diferenciadas para elaborar los productos adecuados a la citada intolerancia, pero también los convencionales para llegar a todo el mercado.

"Cuesta mucho al inicio, pero estoy muy contenta", asegura unos meses después de abrir las puertas de su negocio, del que este diario ya informó. Funciona sobre todo con pedidos por teléfono e internet pero, además, su objetivo es crear una red de establecimientos que vendan sus productos y hacer la distribución unos dos días a la semana. Y es que es consciente de que una pastelería en San Lorenzo del Flumen no puede ser rentable solo con las ventas a los vecinos. Ofrece gallegas, cookies, pastas de té, cupcakes o bizcochos para el día a día y para los festivos tartas de varios pisos con inspiración americana.

De este modo, ella ha podido cumplir su sueño de trabajar a sus 38 años en su localidad natal, adonde llegaron como colonos sus abuelos, tanto paternos como maternos, cuando sus padres eran niños. "Me he criado aquí en San Lorenzo del Flumen pero después, por trabajo, estuve dando vueltas -Huesca, Bielsa, Baqueira-Beret- y quería volver a mi zona, a los Monegros", explica Lucía Usieto, que también trabajó siete años en Sariñena hasta que se quedó en el paro y decidió emprender al no encontrar empleo. "Como soy celiaca y me gustaba la pastelería, llevo diez años haciendo pruebas porque tartas buenas para celiacos hay muy pocas", explica. Además, se tituló en la Escuela de Hostelería de Huesca. Así que decidió comprar una casa en San Lorenzo del Flumen, de la típica tipología de pueblo de colonización, que ha reformado por completo para hacer el obrador.

Para la puesta en marcha de su negocio, ha contado con las ayudas Leader que gestiona el Ceder Monegros. "Estoy muy contenta porque hay proyectos que si no fuera por estas ayudas no saldrían adelante y son muy importantes para nuestro territorio", explica Lucía Usieto. Con todo, desde que se planteó abrir el negocio han pasado dos años y, por ello, cree que el papeleo se podría simplificar.

Y piensa en el asentamiento de jóvenes que, como ella, quieren seguir en su pueblo. "En estos últimos años se han ido quedando bastantes familias que se han hecho casa, pero también hay muchas que se han tenido que ir por el trabajo. Eso es lo más delicado", indica. Para ella las ventajas son claras: "Mucha tranquilidad, la cercana relación con la gente, que no es posible en las ciudades; y el espacio". Sin duda, se queda.