print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA
#CONTRALADESPOBLACIÓN

Salvador Villanueva: "La innovación con la domótica es una apuesta por continuar en el medio rural"


Es la cuarta generación de un negocio de carpinteros que comenzó su bisabuelo en Villanueva de Sijena



ELENA PUÉRTOLAS
13/07/2019

HUESCA.- Su bisabuelo llegó a Villanueva de Sijena desde Berbegal atraído por el nombre. Quería establecerse en un pueblo que coincidiera con su apellido y allí, en el interior del Real Monasterio de Sijena, comenzó a trabajar como carpintero en torno a 1950. Hoy, Salvador Villanueva encarna la cuarta generación de un negocio, Carpintería Villanueva, que no solo se ha transformado para adaptarse a los tiempos sino que va un poco más allá: ha desarrollado un sistema propio de domótica que va a vender por internet y en el taller aplica un método con herramientas digitales para eliminar el papel.

Y todo ello, porque quería quedarse a vivir en el medio rural. "La innovación con un sistema de domótica propio es una apuesta por estar aquí, a pesar de que es muy difícil en el medio rural. Hemos tenido ofertas para irnos fuera, pero no hemos querido", explica Salvador, que también ha formado una familia con su mujer Silvia Gerbás, de Sariñena. Ella trabaja a media jornada en la Comarca de los Monegros y la completa con tareas administrativas en el negocio familiar. Además, tienen dos hijos de 12 y 8 años para los que este desarrollo del negocio puede suponer su futuro para poder quedarse en el medio rural.

Su experiencia demuestra que se puede innovar en un pueblo. Y, además, generar empleo. En Carpintería Villanueva, además de su mujer, trabaja otra persona en tareas administrativas y, contando con Salvador, siete empleados en el taller. Aunque hay varias empresas en la localidad monegrina, es la única de su sector, ya que la mayoría son de servicios de agricultura.

¿Qué es eso de un sistema propio de domótica? La domótica aplicada a la vivienda ya existe, entonces, ¿dónde está la novedad? Precisamente, explica Salvador, en que tienen una aplicación propia, que ya han instalado en una decena de viviendas unifamiliares. Y cada vez se lo solicitan más. Pero, además, van a comercializarla en breve a través de su página web. Lo que pondrán a la venta son los motores y la aplicación para utilizarlos será gratuita. Estos módulos son los que ellos mismos instalan en las ventanas de aluminio que fabrican, que también venderán en la web, y en otros elementos de la casa. Las persianas, la llave del agua, la calefacción... ya se controla así en su taller.

"Nuestro objetivo es dar más calidad y ser distintos a los demás. Por eso apostamos por la mejora con la domótica y las ventanas eficientes. Además, se aconseja su instalación y la mayoría de las veces el cliente acepta porque no supone un coste excesivo", detalla Salvador Villanueva. Esta es solo una de las innovaciones introducidas en Carpintería Villanueva, que ahora se dedica exclusivamente al aluminio.

Francisco Villanueva, su bisabuelo, comenzó como carpintero de madera en el Real Monasterio, precisamente en una época en la que en el interior del recinto trabajaban especialistas en otros oficios, como canteros, el padre del exalcalde Alfonso Salillas, que inició el litigio para recuperar las obras de arte religioso que se llevaron a Cataluña, parte de las cuales ya han retornado.

Su abuelo comenzó a trabajar con el hierro y, después, su padre introdujo el aluminio. Ahora, Salvador Villanueva ha transformado la forja de hierro en forja de aluminio, que tiene dos ventajas fundamentales: la conservación y la ligereza. "Nadie hace forja en aluminio, por lo que también vendemos a proveedores de talleres", indica. Por otro lado, tras visitar las feria de Mercoequip y Femoga, donde escuchan las demandas de los clientes, han comenzado a hacer productos que jardinería en aluminio, que también pondrán a la venta en internet. Además, Carpintería Villanueva también estuvo presente en la I Feria Internacional de Puertas y Automatismo en Valencia.

 

CONTINUAS INVERSIONES

 

Todas estas innovaciones han conllevado cuantiosas inversiones para ser punteros en su sector, lo que también les ha incrementado la facturación. En plena crisis, invirtió 250.000 euros; después 150.000 para desarrollar los productos de domótica, la aplicación móvil y la web; y, ahora, para implantar lo que llaman "el taller sin papel", para lo que ha recibido ayudas Leader que gestiona el centro de desarrollo Ceder Monegros.

Salvador organiza desde un ordenador de la oficina el trabajo y cada uno de los operarios lleva una pulsera con un chip que, al pasarla por un monitor, le indica las tareas que tiene que desarrollar, por lo que también se controla el tiempo que se invierte, de modo que se mejoran los procesos. Como ejemplo, cortan una pieza de una ventana, para la que sale una pegatina con un código de barras. Después, se coloca en el centro de mecanizado con el código, de modo que le hace todos los taladros que necesita para su instalación; incluso indica la posición de colocación y ya no hay que pensar, por lo que se gana tiempo. Para cada pieza sale una etiqueta con un código que permite conocer en todo momento el punto de elaboración y el lugar donde se guarda. Ahora, "el siguiente paso será que desde el móvil se siga en qué punto está en la obra", indica Salvador.

Eso sí, la calidad de internet dificultaba sus proyectos y, por seguridad, desde hace dos días cuenta con dos redes. "La fibra acaba de llegar ahora al pueblo, aunque aún no funciona (implantación del Plan de Extensión de Banda Ancha de la Diputación Provincial de Huesca), pero al taller, al estar fuera del núcleo urbano, no llega. Hoy (por el jueves) me han venido a poner el Wimax de Embou, y aparte mantengo la red convencional, que tenía cortes. Al menos ahora tengo una solución, porque yo no quería moverme del pueblo", indica. Desde cualquier taller hay que desplazarse para trabajar, por lo que prefiere seguir en su pueblo.