print
 
FÚTBOL - CORRUPCIÓN

El juez rechaza suspender el juicio del Levante-Zaragoza


Agapito Iglesias y el club alegan que el dinero fue para primas



EFE/E. P.
05/09/2019

VALENCIA.- El titular del Juzgado de lo Penal número 7 de Valencia, Manuel Aleis, ha anunciado este martes que decidirá en la sentencia sobre la petición del Real Zaragoza de anular el macrojuicio por el presunto amaño del partido disputado en 2011 entre el club maño y el Levante, en el que el equipo aragonés logró evitar el descenso de categoría.

A esta solicitud del Zaragoza se sumaron todas las defensas y se opusieron frontalmente las acusaciones, tanto Fiscalía Anticorrupción como LaLiga y el Deportivo de la Coruña.

Así lo manifestó el magistrado en la segunda sesión de esta macrocausa que arrancó el martes con este pronunciamiento que llega después de que el letrado que representa al Zaragoza planteara la posible nulidad del juicio debido a lo que considera una "vulneración de derechos fundamentales", que en su opinión se produjo en la denuncia que presentó el actual presidente de LaLiga, Javier Tebas, y que dio origen a este proceso.

 

EL CLUB, SEGURO DE QUE NO SE COMPRÓ EL PARTIDO

 

Fernando Sainz de Varanda, vicepresidente del Zaragoza y consejero delegado del club, aseguró en su declaración como representante de la entidad que tiene "el convencimiento total de que no se compró el partido" contra el Levante. Sainz de Varanda explicó que, en su opinión, las transferencias de 965.000 euros a varios jugadores, al entrenador Javier Aguirre y al director deportivo Antonio Prieto fueron realmente primas y no dinero que, como sostienen las acusaciones, sirvió para pagar a los jugadores del Levante, que perdió el partido.

Respecto a que se pagara solo a ellos y no a toda la plantilla, dijo que la explicación que le dieron, pues él no estaba entonces en el club, fue que se pagó a determinadas personas porque había "un acuerdo especial con ellos" y añadió que "hay primas lineales que en otros momentos no lo son".

Se mostró conocedor de que los receptores aseguraron que devolvieron ese dinero en metálico a personas físicas relacionadas con el Zaragoza y que negaron que fueran primas.

"De lo que tengo constancia es de que se les entregara como prima y de que no regresara a las cuentas del Zaragoza. No hay ningún rastro de que volviera. La sociedad anónima desconoce lo que pasa a partir de ese momento", agregó.

En la misma línea declaró el expresidente del club, Agapito Iglesias, quien defendió que todo el dinero que salió del club fueron primas a sus propios jugadores y que no se pagó de ahí a los jugadores del equipo valenciano.

Iglesias dijo que las primas se pactaron verbalmente con los capitanes y que un documento firmado por Gabi Fernández, excapitán de la plantilla, es "una prima conjunta" por la permanencia.

El total asciende a 727.000 euros y si se pagó en efectivo fue porque ante la mala situación económica del club, que acumulaba impagos, "los jugadores no confiaban en el pago porque estábamos en preconcurso y nos piden que el dinero esté encima de la mesa".

"Existe otra prima especial a varios jugadores, al entrenador y al director deportivo que se negocia esa semana. Me dicen que es bueno motivar a determinados jugadores que llevan el peso del equipo y un montante de un millón de euros", señaló.

A esa prima corresponderían los 965.000 euros que se transfirieron a nueve jugadores, Prieto, y Aguirre, y que las acusaciones creen que sirvió para pagar a los jugadores del Levante.