print
 
NUEVA SERIE

Movistar+ estrena "En el corredor de la muerte"


La serie narra los 25 años de lucha por la inocencia de Pablo Ibar y se ha presentado en el Festival de Televisión de Vitoria



EFE
05/09/2019

VITORIA.- Movistar+ estrena el día 13 En el corredor de la muerte, una serie con ingredientes de "thriller" y género judicial en la que predomina la historia de amor entre Pablo Ibar, el preso hispano-estadounidense condenado en Estados Unidos por un triple asesinato, y su familia, que lleva 25 años luchando para demostrar su inocencia.

Protagonizada por Miguel Ángel Silvestre, está basada en el libro del periodista Nacho Carretero, autor de Fariña, y es una miniserie de cuatro capítulos de 50 minutos que se presentó este miércoles en el Festival de Televisión de Vitoria, FesTVal.

La trama arranca en 1994 con la detención de Pablo Ibar por un triple asesinato en Miami y relata un largo proceso judicial de 25 años de duración -los mismos que ha pasado en la cárcel- con varios juicios que primero lo condenaron a muerte y después, en un fallo emitido este mismo 2019, a cadena perpetua.

Aunque En el corredor de la muerte narra la historia de Ibar y su familia por demostrar su inocencia, sus creadores defienden que en realidad es "una historia de sentimientos y de amor entre un hombre y una mujer (la esposa de Ibar), de amor paternofilial y de amor entre una familia", dijo el director ejecutivo Diego Sotelo.

La serie, rodada en Panamá, cuenta con escenas en inglés y sobre todo en castellano, con un Miguel Ángel Silvestre con el acento latino de Ibar, de quien ha visto muchos vídeos para tratar de clavar sus gestos y su forma de hablar.

Silvestre -contrario a la pena de muerte- está convencido de su inocencia y de que ha sido condenado "sin pruebas" y, tras haber vivido una temporada en Estados Unidos, cree que a cualquier latino le podría haber ocurrido lo que a Ibar dado el racismo existente hacia los hispanos. De hecho todo el equipo comparte la idea de que Ibar es inocente.

El productor ejecutivo Ramón Campos reconoció que "se discutió mucho" sobre el posicionamiento de la serie, aunque pronto se llegó a un consenso. "Creo sinceramente en la inocencia de Pablo y me parecía que nuestra labor era transmitir a la gente, que no tiene acceso a toda la información que nosotros tenemos, lo que sabemos. Lo contrario hubiera sido muy irresponsable", contó.