print
 
GENTE DE AQUÍ

Mariano Claver Lanaspa: "Me gusta estar con la gente y ver cómo se pueden mejorar las cosas"


Ha sido futbolista, danzante y alcalde, y es prior de la ermita de Nuestra Señora de Salas



JORGE NAYA
09/09/2019

"HE TENIDO la suerte de que en casa me lo han permitido". Así explica Mariano Claver Lanaspa (Huesca, 1950) cómo ha podido llegar a ser una de esas personas que son capaces de realizar múltiples tareas, es decir, un todoterreno. Futbolista, danzante, alcalde, hortelano, prior de la ermita de Salas, que precisamente hoy celebra una de sus dos fiestas mayores del año...

En todo lo que participa desempeña cargos y -resalta- "he tenido la suerte de que en cada nuevo que he asumido he cobrado el doble que en el anterior: empecé con cero y el doble de cero siempre ha sido cero. No me he movido por el dinero nunca. Te acostumbras a este lio, el tiempo siempre está allí, y he tenido la suerte de que en casa me lo han permitido".

Lamenta, no obstante, que no haya más voluntarios para colaborar con entidades sociales y ciudadanas, y pone el ejemplo de las asociaciones de barrio, que "no están amparadas como deberían estar, incluso por los vecinos mismos, y yo el primero. Pero la falta de participación ciudadana pasa en todos los sitios, porque a la gente le gusta mucho que le den las cosas hechas".

Mariano Claver nació en la calle Lanuza, origen de muchos de los hortelanos del barrio de Santo Domingo y San Martín, y de los años de infancia y primera adolescencia recuerda que "era todo totalmente distinto a lo de ahora: el recreo era la calle, jugabas a fútbol, a ladrones y ministros, a darte pedradas con el barrio contrario…". Estudió Magisterio cuando era una carrera de 3 años, y a los 17 tenía el título de maestro de primera enseñanza, carrera que "solo ejercí un mes en la Residencia de Niños, haciendo una sustitución".

Su vida laboral fue muy variada: Aceites Calvo, Durometal, Chías, el Senpa..., en algunos casos coincidiendo con su padre, que ya había dejado el huerto. En los 70 comenzó su relación laboral con la adminsitración pública, "Aprobé un interinaje y posteriormente oposiciones de auxiliar" y trabajó Educación y Ciencia, en Huesca y Sabiñánigo, y compatibilizaba este trabajo con un contrato laboral en el Icona, en las oficinas del Instituto Ramón y Cajal...

Antes, a los 15 años, había comenzado a jugar a fútbol; era un defensa al que le gustaba "el juego fuerte, pero -aclara- sin mala intención; de hecho, al hospital solo mandé a un portero mío, Anadón, en la época del Lamusa. Vino a por un balón sin avisar y de un golpe conmigo se quedó inconsciente y tuvieron que ir a Zaragoza". Comenzó con el Dosa en Salesianos, de allí pasó al Lamusa "y con 20 o 21 años ya estaba con el Huesca, con la inauguración del Alcoraz, dos temporadas: la primera jugando bastante y la segunda, prácticamente nada, y volví al Lamusa". Con algunos miembros de este equipo pasó al Huesca B, y empezó a organizar "el Campeonato Local de Fútbol, cuando se creó el Patronato Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Huesca. Después de unos años se nos aconsejó crear la Agrupación Deportiva Huesca, que sigue funcionando en estos momentos". Con esta entidad mejoraron el campo de San Viator, los de la Ciudad Deportiva, se hicieron campos de fútbol 7 en San Jorge… Y allí sigue con otros, con una liga municipal de fútbol 7 con 54 equipos.

Es miembro de la Agrupación de Danzantes de Huesca, con los que danzó 25 años. Entró en la agrupación ya veterano, con 38 años, y con el apodo de sus antepasados, "el ruso". ¿Por qué este alias? "Porque a mi abuelo le gustaba el pan rustido, rusio. Eso dicen, no lo sé; en casa de los hortelanos siempre han tenido motes". En 2012 dejó el dance a su hijo, y "es un orgullo que sea danzante, y además levanta la pierna, que es lo que me gusta".

Su madre nació en Bentué de Rasal y alli se montó una asociación de vecinos, de la que Mariano fue secretario. Con la presidenta de la entidad "iba a Arguis a pedir ayudas para nuestros proyectos y me tentaron los políticos y en el 95 fui elegido alcalde de Arguis, y hasta el 2007". Una buena experiencia, afirma, "porque a mí lo que me gusta es dialogar y estar con la gente para ver cómo se pueden mejorar las cosas".

En 1995 entró en la junta de la Cofradía de Salas. "Faltaba gente y Loren Lairla me llamó" y no pudo negarse, aunque en ese momento "era secretario de la asociación del pueblo, alcalde de Arguis, estaba con el fútbol, estaba trabajando…, pero es cuestión de compaginar". Al año y medio fue elegido prior, y como tal busca financiación para obras necesarias en la ermita, pero "perras hay por pocos sitios".

Respecto al Caso Oikos, la supuesta trama de amaños de partidos de fútbol que investiga un juez de Huesca, Mariano Claver dice: "deja mal sabor de boca, a lo mejor queda en agua de borrajas, en nada, aunque la gente somos así y siempre quedará ese resquemor… Ha sido una judiada muy grande para el Huesca y esperemos que quede en nada".