print
 
ENTREVISTA

Miguel Merino: "Cumplo 35 años en la comparsa y me gusta como la primera vez que salí con"


Se ha convertido en el portador más veterano de la comparsa de gigantes



ÁNGEL HUGUET
09/09/2019

BARBASTRO.- Miguel Merino con 35 años de oficio se ha convertido en el portador más veterano de la comparsa de gigantes y cabezudos cuyos orígenes se remontan al año 1757, según el historiador local Luis Alfonso Arcarazo. La comparsa más representativa data del año 1954 en la que ya figuraban los cuatro gigantes, entre ellos los reyes más antiguos en activo en Aragón. Merino y sus compañeros se suman a las referencias de portadores anteriores, entre las familias Peruga, Ballarín y Repilado.

"Este año cumplo 35 años y me gusta como la primera vez que salí con la comparsa, de no ser así lo habría dejado. Esto te tiene que gustar mucho, en mi caso salgo del trabajo diario y arrimo los hombros. Los que vamos ahora nos gusta y disfrutamos, es lo más importante", ha señalado. En su opinión, "no hay claves, solo tener picardía y habilidad, tampoco se necesita mucha fuerza para llevarlos".

En cuanto al manejo, "se aprende por cuenta propia, te pones dentro, lo levantas y miras que no se vuelque, así cada día que salimos y se aprende sobre la marcha, nadie te enseña". Miguel Merino tiene al lado a Domingo Monfort, Juan Carlos Ballarín, Luis Grasa y Andrés Hidalgo "Navarrete" que son los más habituales y llevan juntos muchos años. Cada uno recibe 40 euros de gratificación festiva por llevar los gigantes, "no sé si está bien pagado o no porque ni siquiera te lo planteas".

En el año 1943 cobraban 10 pesetas diarias y con el tiempo cobraron 3.500 pesetas según consta en la historia "gigantesca" escrita por Arcarazo. Merino dice que "están muy satisfechos de llevar a hombros los gigantes más antiguos de Aragón, en activo. Además, llevan el pelo natural". El peinado de las pelucas de gigantes antiguos lo realizaba la peluquera Petra Sánchez y los trajes actuales los confeccionó Ángeles Vicién. Ahora los mantienen la Asociación de Viudas de Barbastro.

En las Fiestas vistas desde dentro del gigante, "debemos tener cuidado con los críos porque les gusta colgarse de las manos y a las madres acompañarles con los carros. Tienes que ir con más cuidado pero es lo normal". En cuanto a los cuatro días seguidos, "todos esperamos las Fiestas con ganas pero en eso nos superan los críos".