print
 
BALONCESTO - MUNDIAL CHINA 2019

Pierre Oriola, flamante Campeón del Mundo: "Un pedacito del oro es de Huesca"


El ala pivot jugó en el Peñas en la temporada 2013-14



ALFONSO HERRÁN
17/09/2019

HUESCA.- Los flamantes campeones del mundo de baloncesto vivieron este lunes un día especialmente intenso. Tras aterrizar en Madrid desde China, fueron recibidos en Moncloa por el presidente Pedro Sánchez y en La Zarzuela por el Rey Felipe VI, y luego celebraron en Colón con todos los aficionados este título.

Y uno de esos campeones pasó no hace tanto tiempo por Huesca, por el Peñas, en una temporada que de hecho supuso su salto a la liga ACB. Se trata del leridano Pierre Oriola, que entre tantas recepciones y eventos tuvo este lunes el detalle de guardar un minuto para hablar de este éxito y de su pasado en el club oscense.

Del campeonato, en el que España no ha perdido ni un partido, hablaba de una progresión. "A priori no éramos favoritos en las quinielas, pero conforme ha avanzado el campeonato hemos ido a mejor, hemos crecido. Tras la primera fase fueron claves los partidos con Italia y Serbia, que nos dieron mucha moral para afrontar luego las eliminatorias. Fuimos creciendo, pero creo que el trabajo fue muy bueno todo el campeonato. Estamos muy contentos con el éxito y sobre todo con poder dedicárselo a todo el mundo".

En el plano personal, un sueño para un jugador que hace cinco años estaba en Leb Oro. "Es un sueño cumplido y desde luego que no lo esperaba. Ganar un Mundial es dificilísimo, y cada vez más porque todas las selecciones son fuertes, las Europeas pero también otras como Estados Unidos. Es muy difícil ganar un Mundial y la verdad es que hemos hecho historia".

La clave para llegar a esta medalla de oro la tenía muy clara, y ha quedado patente todo el torneo. "La unión de todos, el estar juntos siempre. Hay un compañerismo tremendo, y cada uno tiene claro su rol".

 

UN CURSO ESPECIAL EN EL PEÑAS

 

Militó en el Peñas en la temporada 2013-14, y partir de ahí un crecimiento exponencial dando el salto a ACB con Sevilla, para luego pasar a Valencia y por último al Barcelona, su actual club. Por el camino, finales, títulos y una mejoría constante. "La evolución está claro que ha sido muy grande, y es a base de esfuerzo y trabajo. Las cosas llegan y yo he tenido este premio de poder jugar y ganar un Mundial. Ahora espero que sigan llegando alegrías tanto con la selección como con mi club".

Se le preguntaba por esa temporada en el Peñas, que desde luego le dio un baño de confianza para ir para arriba. "Huesca fue una temporada que me fue bien, y en la que empecé a crecer y gané confianza. Gracias a Quim Costa y también a Nacho Gella sobre todo. Fue una temporada en la que el club apostó por mí, me dio todo tipo de facilidades y sobre todo mucha confianza. Desde luego que tengo mucho que agradecer a Huesca por el trato que me dispensaron aquella temporada. Un trocito de la copa y de la medalla de oro desde luego que es para Huesca y para el Peñas".

De hecho, aquella temporada tan fructífera ha tenido su continuidad, pues mantiene una muy estrecha relación con el técnico oscense Nacho Gella. "Cuando el calendario nos lo permite entrenamos juntos y hablamos constantemente por whatssapp. Es como un hermano mayor que se preocupa mucho por mí y por todo lo que hago. Es una gran persona que entonces me apoyó mucho y que ahora sigue apoyándome".