print
 
IGLESIA

Amparo, Ana, Rosa, Nacho, Juan y Silvia. De Aragón al Cielo

Silvia Peropadre
La Iglesia Católica lanza el proyecto “Trabajamos por Aragón”



D.A.
16/10/2019

HUESCA.- A la Iglesia católica le sucede como a los aviones, que solo son noticia cuando caen. Sin embargo, por encima de las polémicas, sobresale una institución al servicio de las personas y del bien común.

Laicos, religiosas, sacerdotes... Miles de creyentes se entregan cada día en Aragón para mejorar la vida de los demás sin esperar nada a cambio. Fuera de los focos, tanto en la acción como en la contemplación, con la esperanza de construir una sociedad más humana y fraterna.

Personas que trabajan por y para Aragón y sus gentes sin esperar nada a cambio. Miles de personas con nombres y apellidos como Juan, Ana, Rosa, Nacho y Silvia. Seis personas, seis historias de generosidad y entrega, que representan, en definitiva, a las diócesis que conforman la Iglesia Católica en Aragón y que han sido recogidas en el proyecto Trabajamos por Aragón".

Una ilusionante campaña centrada en mostrar el servicio que presta la Iglesia católica al pueblo aragonés y la importancia de esta institución en la vertebración del territorio. Para ello, se ha desarrollado un especial multimedia del que es posible disfrutar en www.trabajamosporaragon.es en el que se ahonda a través de una serie de vídeos en las historias de Amparo, Juan, Ana, Rosa, Nacho y Silvia.

Un proyecto que ha contado con una campaña de promoción con el objeto de llegar al mayor número posible de personas en nuestra comunidad, tanto a personas que forman parte de la Iglesia Católica como a quienes no lo hacen. Para ello, el claim elegido para la campaña ha sido "Amparo, Ana, Rosa, Nacho, Juan y Silvia. De Aragón al Cielo" donde cada uno de los seis protagonistas lleva a cabo su labor de la mano de la Iglesia Católica: Teruel, Huesca, Zaragoza, Albarracín y Barbastro.

Por qué cada uno de estos seis protagonistas van al Cielo, parece evidente al conocer con algo más de detalle sus seis historias, que, aunque distintas, tienen en común valores inherentes a la Iglesia Católica como la solidaridad o la generosidad y pone en valor la esencia de una institución que trata de construir cada día una sociedad más justa.