print
 
SENTENCIA DEL PROCÉS

Lambán pide lealtad al Gobierno en la gestión política de la sentencia


Afirma que evidencia el buen funcionamiento del Estado de derecho



EFE
14/10/2019

ZARAGOZA.- El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha apelado a todos los poderes públicos a ser leales al Estado y al Gobierno en la gestión política de la sentencia del "procés", que evidencia el buen funcionamiento del Estado de derecho y que los condenados no son presos políticos, sino "sediciosos".

En declaraciones a los medios, Lambán ha insistido en que se trata de un asunto de tal envergadura y trascendencia que todos los poderes públicos, como lo es una comunidad autónoma, han de ser leales al Estado y ponerse a disposición del Gobierno, que a su juicio gestionará políticamente el fallo "de una manera absolutamente adecuada".

Por tanto, como presidente de Aragón, una comunidad absolutamente alineada con la Constitución, con la democracia y la unidad de España, no será él quien haga "la guerra por su cuenta" y se atendrá a lo que el Gobierno marque como posición. "Es lo que, por otra parte, creo que tenemos que hacer todos", ha remarcado.

Además, ha subrayado que la sentencia, que para Lambán deben acatar todos los demócratas, pone de manifiesto que los acusados cometieron delitos de sedición y malversación de caudales públicos, que están penados con cárcel, y por tanto no cabe hablar de presos políticos, sino de "sediciosos que están en la cárcel" y seguirán en ella, y "eso como demócratas -ha dicho- nos tiene que satisfacer".

En todo caso, Lambán ha hecho hincapié en que lo más relevante es que se ha demostrado que en España funciona el Estado de derecho y se ha mostrado orgulloso del poder judicial, ya que todo el proceso ha sido "ejemplar" y quienes esperaban que desde Europa que se impugnara "se habrán sentido absolutamente frustrados".

Lo que se ha conseguido a través del juicio es que la justicia y la democracia de España ganen prestigio en Europa, ha agregado Lambán, quien ha considerado que las declaraciones de quienes desde Cataluña consideran política la sentencia se descalifican por sí solas y demuestran su nulo talante democrático.