print
 
ALTO ARAGÓN - PATRIMONIO ARAGONÉS

Marchena cita el caso Sijena para defender la imparcialidad del Supremo


Esgrime la denuncia interpuesta por el Ayuntamiento de la localidad monegrina



EFE
15/10/2019

HUESCA.- El presidente del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, esgrime en la sentencia contra los líderes del Procés, de la que es ponente, la denuncia interpuesta por el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena contra los exconsejeros de Cultura de la Generalitat Santi Vila y Lluis Puig en defensa de la imparcialidad del alto tribunal.

En su resolución, el magistrado enumera los numerosos autos dictados por el Supremo para archivar querellas o denuncias con "un significado político de primer orden" debido a la relevancia o de los promotores de las demandas o de las personas contra las que fueron formalizadas, como Vila y Puig en el caso Sijena.

El representante legal de Villanueva de Sijena, Jorge Español, presentó una demanda en 2017 en el Supremo contra Santi Vila y Lluis Puig por su negativa a cumplir con la orden de ejecución de la sentencia del Juzgado de Instrucción nº 1 de Huesca que ordenó la devolución al Monasterio de Sijena de diversos bienes de su patrimonio histórico depositados en el Museo de Lérida.

El propio fiscal del Supremo Fidel Cadena elaboró un informe para que fuera admitida a trámite la denuncia por presuntos delitos de desobediencia contra Vila y Puig, aunque la activación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña despojó a ambos de sus cargos y provocó el envío de la denuncia al Juzgado de Instrucción nº 3 de Huesca, que mantiene la causa en instrucción.

En un comunicado, Jorge Español resalta que del conjunto de autos citados de inadmisión de querellas y denuncias contra políticos catalanes "coloca este asunto de la desobediencia a la sentencia de reintegración del tesoro artístico del Monasterio de Sijena en el primer lugar por su importancia política".

El propio Marchena destaca en la sentencia del Procés que "como puede apreciarse, la queja indiscriminada de ahora por la falta de imparcialidad de los magistrados llamados a la investigación y enjuiciamiento de los hechos, contrasta con la aceptación del desenlace de todas esas otras causas. También entonces era evidente la dimensión política de los hechos y el relieve institucional de buena parte de sus actores.