print
 
MONTAÑISMO - CURSO DE PEÑA GUARA

Espectacular travesía para coronar el Anayet


Los cursillistas aprovecharon la cuarta jornada para vivir una gran jornada por Formigal



ANTONIO BEIRED
17/10/2019

HUESCA.- La cuarta jornada del 84 Curso de Montaña de Peña Guara, con sesenta cursillistas a bordo del autobús, presentó un trayecto largo y no había que perder el tiempo. Direccion Canfranc estación, para comenzar una travesía con final en la estación de Formigal.

Llegados a Canfranc estación, y una vez pasado el pueblo, continuamos hasta el parquin de la Canal Roya. El segundo autobús regresó con los peques a Canfranc estación. Su objetivo, una bonita excursión por el barranco de Estiviellas y fuente del centenario.

Son ya más de las 9 de la mañana cuando bajamos del autobús, nos calzamos las botas y empezamos a caminar. La mañana en cuanto a temperatura muy agradable, cielo despejado y un ligero viento que con el transcurso de las horas irá a más. Cruzamos el puente sobre el río Aragón y entramos en un tramo de bosque en el cual más que senda es una ancha pista transitada por todo terrenos. Poco después llegaremos a la Fuente del Cerezo, donde ya se termina el bosque, y continuamos el camino que al poco se convierte en senda. Cruzamos un puente sobre el río de la Canal Roya para un poco más adelante encontrarnos con el refugio de Canal Roya o también llamado el Cubillar de Lacuars. Más que refugio, es una cabaña de pastores, que apenas se tiene en pie.

Vamos ganando altura de forma suave, pero constante. Mientras subimos la Canal Roya, se comienzan a ver la cimas del Anayet , Punta de las Negras a la derecha y el Espelunziecha a la izquierda. La senda llanea y llanea para llegar al plano de la Rinconada, donde se encuentra un marcado dolmen. Cruzamos este bonito valle por la derecha, hasta llegar al fondo del circo. A partir de ahora comienza lo duro de esta ascensión, librar de golpe los trescientos metros o más de desnivel, que hay desde el pie del circo al cuello de la Rinconada. Impresiona un poco más si cabe, viendo delante de nuestras narices semejante paretón, pero poco a poco y con multitud de zig- zag se asciende con normalidad. Ganando metros de altura llegamos al collado sin problemas.

Las vistas que tenemos de los ibones de Anayet y el lugar nos recompensaron con creces la subida realizada, en este punto, 2.227 metros, todo el circo de los ibones de Anayet, con el Pico Anayet, el Vértice, el pico Espelunziecha y el Arroyeras. Al fondo, el Midi d"Ossau en una imagen de Postal. Aquí el viento ya empieza a molestar bastante, así que decisiones rápidas. Los grupos más mayores atacaron la cima del Espelunziecha, de 2.399 m. El resto un poco a regañadientes al vértice del Anayet 2.559 metros. Así que toca sacar la mano izquierda para convencerles, que en principio solo subiríamos al collado, lo cual tampoco costó demasiado. Menudo grupo de titanes y titanas están hechos. Una vez arriba en el Collado, y cuando vieron la cima tan cerquita no tuvimos que discutir, para arriba del Vertice de Anayet, su cima más alta conseguida. El regreso, todos por el camino más habitual que viene de la estación de Anayet Formigal, donde nos esperan los autobuses. En resumen, unos 17 kilómetros y un desnivel de 1.200 metros.

Los peques: En Canfranc estación cruzamos la carretera y tras las últimas casas del pueblo tomamos el sendero que asciende en suaves zetas por un piso excelente y bajo un bosque por el que da gusto caminar. Casi sin enterarnos nos plantamos en la Fuente del Burro, continuamos hacia arriba, dirección hacia la Olla de Estiviellas. Pasamos junto a una edificación abandonada y dejamos atrás el bosque cerrado para plantarnos junto a la Cola de Caballo, cascada en la que apenas baja agua.

Un esfuerzo más y alcanzamos la Olla de Estiviellas. Atravesamos el pequeño torrente y continuamos ascendiendo hacia el Collado de Estiviellas, Paso del Sarrio y Fuente del Centenario. Tras un descenso cómodo bajo bosque, en el tramo final el sendero es algo más pedregoso entre bojes pero es un trozo corto. Después vuelve el bosque los metros finales hasta el Paseo de los Ayerbe. De ahí al bus ya fuimos por el pueblo.