print
 
UNIVERSIDAD

El campus oscense reúne a alumnos de 30 nacionalidades diferentes


Los programas de movilidad internacional atraen a unos 70 jóvenes extranjeros cada año



BEGOÑA SIERRA
07/11/2019

HUESCA.- Alumnos de unas 30 nacionalidades diferentes estudian este curso en el campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza para vivir otras experiencias y conocer una realidad muy diferente a la de sus países de origen en una ciudad que eligen como destino por ser "pequeña, accesible y cómoda para el día a día".

Esto es lo que destaca Renata Trejo, una estudiante de 22 años que cursa en Huesca tercero de Nutrición. La joven, natural de Ciudad de México, donde viven unos 12 millones de personas, se muestra feliz de poder ir andando a su Facultad. "Huesca es un poco pequeña y encuentro mucho contraste, pero me gusta mucho la facilidad que tienes aquí para poder ir a todos lados caminando. Siento que puedes aprovechar más el tiempo y por más que tengas que ir andando, suelen ser distancias muy cortas", comenta.

Ella forma parte de este crisol estudiantil que es posible gracias a los programas de movilidad internacional que ofrece la Universidad de Zaragoza y que atraen a las aulas de los centros universitarios de Huesca a unos 70 estudiantes extranjeros cada año. En concreto, el campus oscense acoge a estos estudiantes gracias al programa Erasmus, al de Movilidad Iberoamericana y a los firmados con universidades e instituciones chinas.

Los alumnos procedentes de China, Italia y Francia son los más numerosos durante este curso académico en las aulas oscenses, donde también hay estudiantes de Alemania, Argentina, Portugal, Chile, Polonia, México, Grecia, Perú o Turquía, entre otros.

Respecto a sus estudios, Turismo, Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, Administración y Dirección de Empresas, Ciencias Ambientales y Gestión y Administración Pública son las enseñanzas en las que se han matriculado un mayor número de estos alumnos internacionales. Las titulaciones de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte y los estudios de Magisterio también albergan en sus aulas a estudiantes Erasmus o de Movilidad Iberoamericana.

Yamilet Cuevas, procedente de la ciudad mexicana de Monterrey, forma parte de este último programa y cursa asignaturas de primero y segundo curso de Ciencias Ambientales en la capital altoaragonesa. Esta joven, de 21 años, valora con nota alta su experiencia en el campus oscense, aunque reconoce que la manera con la que califican y enseñan es muy distinta a la de su país.

"En México tenemos tres exámenes a lo largo de semestre y aquí es uno solo al final", indica esta joven, que añade que poco a poco se ha ido haciendo "a la forma de ser de las personas y los horarios de comida. Pero después de dos meses de curso ya me he acostumbrado al ritmo que se lleva aquí", advierte.

Yamilet, que permanecerá en Huesca hasta el próximo mes de febrero, explica que se animó a realizar este intercambio que le ofreció la oportunidad de conocer otras culturas y otras personas para salir de su zona de confort. "Estar aquí sola es como encontrar mi manera de vivir y de valerme por mí misma y Huesca es un pueblo muy pequeño y bonito que tiene de todo", indica la joven, que ya ha quedado fascinada por los mallos de Riglos.

Por su parte, Marcello Ciccarella, un italiano de 21 años, estudia asignaturas de tercero y cuarto curso del Grado en Administración y Dirección de Empresas (ADE) gracias a una beca Erasmus. "Estoy aprendiendo un nuevo idioma que ya sabía pero nunca había hablado. Las asignaturas me gustan, la ciudad es bonita y los otros chicos Erasmus son fantásticos y hemos creado muy buen ambiente", valora este joven que eligió Huesca como destino porque pensó "que cuánto más pequeña fuese la ciudad más podría vivir su realidad".

También Morgana Weber, de Brasil, es una joven Erasmus de 24 años que estudia Ciencias Ambientales en el campus oscense. "Se me hace un poquito difícil por el español, pero me voy defendiendo. Me gusta mucho el entorno porque yo soy de una ciudad pequeña de Brasil y me siento como en casa", dice. Pero la cifra de jóvenes de nacionalidades distintas a la española que acuden a las aulas del campus de Huesca se multiplica si tenemos en cuenta los que se matriculan directamente, al margen de los programas de movilidad. Estos alumnos se decantan más por grados y másteres.

Por ejemplo, Fengyi Wang, de 24 años y natural de Zieo, una pequeña ciudad china situada al norte de Pekín, estudia el Máster de Turismo en Huesca, capital de la que destaca que "es un poquito pequeña, pero muy tranquila y la vida me gusta mucho porque es muy cómoda y casi todas las personas son muy amables".

Del campus altoaragonés destaca el nivel académico y la paciencia de las profesoras de la Facultad de Empresa y Gestión Pública, ya que en las clases de Derecho de su Máster de Turismo "las leyes de España tienen unas palabras muy expertas que no entiendo bien, pero voy aprendido poco a poco", concluye esta joven china que se supera día a día a más de 8.800 kilómetros de su casa.