print
 
ALTO ARAGÓN - CLIMATOLOGÍA

El paisaje blanco de las estaciones anima el ambiente ante la próxima temporada


123
La nieve ha dejado espesores de hasta 35 centímetros en la zona de Anayet en Formigal



R. G./M. P./ E.F.
07/11/2019

HUESCA.- Las estaciones de esquí del Pirineo altoaragonés amanecieron este miércoles cubiertas por una capa de nieve, más abundante en las de Jacetania y Alto Gállego, que alcanzó los 35 centímetros en la zona de Anayet de Aramón Formigal. Este manto nivoso sirve para preparar el terreno y anima el ambiente de cara a la próxima temporada invernal, para cuyo inicio no hay fechas fijadas de manera oficial.

Si las previsiones meteorológicas se cumplen, esta capa irá aumentando en las próximas horas, ya que se espera ya no solo que siga nevando en el Pirineo sino que la cota de nieve baje este jueves hasta los 1000 metros de altura. Y para este viernes, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado un aviso por nevadas a partir de los 1.000-1.200 metros, principalmente en Jacetania y Alto Gállego, que podrían dejar nuevos espesores de hasta 5 centímetros en 24 horas.

Aunque a primera hora de la mañana de este miércoles se precisaban cadenas en algunos tramos carreteros, conforme avanzó la mañana las calzadas se despejaron y ya se puedo circular sin grandes problemas. La llegada de la nieve hizo que las temperaturas descendieran y fueron más frescas.

En el valle del Aragón, en la Jacetania, la nieve hizo acto de presencia en los centros invernales de Astún y Candanchú, en cuya zona baja, a 1.500 metros, se recogieron 16 centímetros entre el martes y la madrugada de ese día a este miércoles. Ambas estaciones de esquí empezarán a usar las máquinas para ir preparando las pistas en cuanto las condiciones sean óptimas.

La idea inicial es abrir la temporada en torno al puente de la Constitución y la Inmaculada (6 y 8 de diciembre), pero no se descarta adelantar la apertura si se acumulan espesores importantes. Según las previsiones, la cota de nieve bajará en esta zona el viernes a 900 metros.

En la vecina comarca del Alto Gállego, las precipitaciones en forma de nieve también se concentraron en la parte norte, cuyo paisaje amaneció este miércoles blanco. En la zona de Anayet (a 1.700 metros de altura), en la estación de esquí de Formigal, se acumularon hasta 35 centímetros de nieve, según indicaron fuentes del Grupo Aramón, que añadieron que en el sector de Panticosa, en el área de Petrosos, los espesores de nieve llegaron hasta los 20 centímetros.

En el paso fronterizo de El Portalet, las máquinas quitanieves trabajaron en la limpieza de la calzada. Este miércoles se recomendaba cadenas o ruedas de nieve para transitar por la carretera francesa RD 934 desde Soques hasta El Portalet.

En el Sobrarbe, la nieve asomó a partir de los 1.600 metros de altura y, por ejemplo, en el refugio de Góriz se acumularon 25 centímetros de nieve. En la zona de la boca española del túnel de Bielsa cayeron unos 5 centímetros, mientras que en la francesa se alcanzaron los 15.

Las precipitaciones en el ribagorzano valle de Benasque fueron de nieve por encima de los 1.500 metros durante la noche de este miércoles y, en algunas zonas, a lo largo de la jornada, aunque menos intensas que en la parte occidental del Pirineo. La localidad de Cerler (1.540 metros) amaneció cubierta por una nevada ligera, pero por las fechas es importante para seguir preparando el suelo de cara a la temporada invernal.

En la estación de alpino Aramón Cerler, la zona del Ampriu (1.912 metros) recibió una fina capa de nieve, al igual que la de nórdico de Llanos del Hospital (1.758 metros), donde también nevó durante la noche y de forma intermitente a lo largo del día. Las carreteras de la zona no presentaron complicaciones.