print
 
DATOS ECONÓMICOS

La confianza empresarial en la provincia de Huesca vuelve a situarse en negativo


Ceos-Cepyme Huesca atribuye las peores perspectivas a seis meses vista a la incertidumbre sobre el Gobierno



J. O. / D. A.
04/12/2019

HUESCA.- El Índice de Confianza Empresarial (ICE) vuelve a situarse en la provincia en negativo, aunque ligeramente, luego de los años 2017 y 2018 con un ICE "ligeramente positivo". La organización empresarial oscense Ceos-Cepyme, que elabora este estudio, atribuye este cambio a la incertidumbre sobre el Gobierno, según apuntó este martes el secretario general de la confederación, Salvador Cored. Estas dudas a corto plazo tienen que ver no sólo con el propio hecho de la conformación del Ejecutivo, sino con dos características del mismo: la posible inestabilidad y las carteras ministeriales que pueda asumir Unidas Podemos y, sobre todo, si como se rumorea, la titularidad de la cartera de Trabajo recae en algún miembro de esta coalición.

Como es habitual, el ICE se ha elaborado a partir de 400 encuestas remitidas a otras tantas empresas de todas las comarcas, todos los sectores productivos y todos los tamaños, con el objetivo de reflejar la realidad empresarial de la provincia.

El índice valora tanto la situación de los seis meses anteriores a su elaboración como las perspectivas a medio año vista. Y así, el índice de situación ha quedado en 0,2 frente a 7,3 de hace un año, mientras que el índice de expectativas marca un -21,25 frente al -1,74 de 2018. La ponderación de los parámetros analizados sitúa el ICE del primer semestre de este año en -10,5, cuando hace un año era de 2,8 y hace dos, de 4,7.

Hay que señalar que Ceos-Cepyme viene realizando el estudio desde hace ocho años y entre 2012 y 2014, en plena crisis, se produjeron los índices más bajos, por debajo de veinte puntos negativos. A partir de 2015 se produjo una recuperación, aunque solo 2017 y 2018 arrojaron signos de confianza.

Hay que señalar que el ICE se centra en tres parámetros: ventas, número de trabajadores e inversión, "las tres variables estratégicas para el desarrollo de la empresa", precisó Salvador Cored.

En términos generales, las encuestas señalan una propensión a prever que las ventas disminuirán en los próximos seis meses, que las inversiones en maquinaria y nuevas tecnologías disminuirán y que el número de trabajadores de las plantillas no aumentará o disminuirá ligeramente.

Sobre el futuro gobierno como factor de pesimismo empresarial, Salvador Cored señaló dos aspectos fundamentales que contribuyen al escenario de incertidumbre: la posibilidad de un nuevo incremento del salario mínimo y la regulación del mercado de trabajo.

El secretario general de Ceos-Cepyme afirmo que será difícilmente asumible una escalada significativa en el SMI después del incremento del 23 % que lo elevó a 1.200 euros mensuales.

Respecto al mercado laboral, insistió en la necesidad de reformas en la línea de la llevada a cabo en 2012 que corrija algunos problemas generados y la necesidad de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, adaptado a la situación actual.

 

AGROINDUSTRIA, SECTOR EN ALZA

 

Los datos del Índice de Confianza Empresarial (ICE) señalan que el sector donde menos pesimismo se percibe es en la agroindustria, que incluye tanto la producción como la transformación, precisó el secretario general de Ceos-Cepye, Salvador Cored. "Es el más pujante, por ejemplo en inversión y en maquinaria", apuntó. Recordó no obstante, que la estacionalidad del trabajo en algunos sectores y su dependencia de aspectos como el clima o los periodos productivos en los casos de la propia agroindustria o el turismo y el comercio contribuyen a la variabilidad en las previsiones. Subrayó además Salvador Cored el hecho de que se haya vuelto a un escenario de pesimismo general pese a buenas noticias como la apertura de Litera Meat, la reapertura del cuartel Sancho Ramírez ampliado o la ubicación de un centro de Amazon Web Services en Huesca.