print
 
KICKBOXING

Buen sabor de boca tras el Mundial


El binefarense Ángel Alcoba rozó las medallas en Turquía al caer en cuartos de final



ALFONSO HERRÁN
04/12/2019

HUESCA.- El deportista binefarense Ángel Alcoba ha regresado ya de Turquía tras su participación en el Mundial de Kickboxing. Competía en la modalidad de pointfight y en su categoría de peso, -63 kilos, y ha regresado con un buen sabor de boca pese a quedarse muy cerca del podio y no poder alcanzarlo.

Alcoba viajó junto a todo el equipo español el pasado sábado con rumbo a la localidad turca de Antalya, donde se disputaba el Campeonato del Mundo. Era uno de los quince deportistas seleccionados.

El sábado tuvo lugar el pesaje oficial de los participantes, y aprovecharon para realizar un entrenamiento en el mismo escenario de la competición, y el domingo tuvieron descanso. El lunes ya arrancó la competición con la ceremonia inaugural y los primeros combates.

En su categoría iba a empezar el martes, pero la suerte quiso que quedara exento de la primera ronda, como él mismo explicaba ya de vuelta. "Fallaron alguno de los participantes por lesión y tuve la suerte de librar la primera ronda, con lo que pasé directamente a cuartos de final el miércoles contra el representante de Rusia".

La prueba no era fácil, puesto que el ruso había logrado subir al podio en los tres últimos Mundiales y Europeos, y por tanto era un rival muy bregado. "Fue un combate bastante ajustado, y creo que al final se notó su mayor experiencia. Fue mala suerte porque si hubiera ganado al entrar en semifinales ya hubiera sido al menos bronce. En el primer asalto terminé por delante con dos puntos de ventaja, pero en el segundo logró remontarme y adelantarse, y en el tercero y último no hubo manera de recuperar la ventaja".

Como nota positiva, los técnicos de la Selección Española le comentaron tras el combate que había hecho muy bien las cosas, tal y como habían trabajado, y que seguían contando con él para futuras competiciones. En la negativa, que seguramente si el sorteo le hubiera colocado en otra parte del cuadro hubiera tenido, siempre a priori, rivales más asequibles para haber llegado a la ronda de semifinales. En todo caso, Alcoba aseguraba terminar "satisfecho" con la competición realizada. "Los técnicos me dijeron que estuve bien, metido en el combate y acertado en las decisiones".

Con respecto a su primer Mundial, hace ya varios años, aseguraba que pudo comprobar su evolución. "Me noté más seguro y más rodado. Se nota el que haya podido competir más a nivel internacional. En lo deportivo fue la mala suerte de encontrarme en mi primer combate con un rival tan duro. Quizá con otro sorteo las cosas hubieran sido diferentes.

Ahora toca cerrar la temporada en España con el Open de Oviedo, en dos semanas, seguir entrenando en la Escuela Kickboxing Binéfar, y en la de Barbastro, en la que es entrenador, y ya pensar en 2020 con muchos y ambiciosos objetivos. "Además de que me digan desde la Selección Española que van a seguir contando conmigo, la intención es seguir compitiendo, y si puedo más, en torneos internacionales. Quiero estar en las Copas del Mundo que va a haber tanto en Holanda como en Alemania, sobre todo para mejorar mi posición en el ranking internacional, y para seguir ganando en experiencia y conociendo rivales".

Y al formar parte de la estructura de la federación nacional, también el año que viene se abre la posibilidad de participar en un campus de tecnificación que se va a realizar en Hungría. "Es un evento donde van los mejores del mundo, y si voy sería una gran oportunidad para aprender y también para seguir rodándome en una competición de ese nivel".