print
 
POLÍTICA EUROPEA

Josep Borrell aboga por la unidad de la UE para ser una potencia global


El responsable de Política Exterior presidió su primer Consejo de ministros



ROSA JIMÉNEZ/ EFE
10/12/2019

BRUSELAS.- El nuevo alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, el español Josep Borrell, presidió este lunes el primer Consejo de ministros del ramo de su mandato con un llamamiento a la "unidad" y al "realismo" para que la diplomacia de la UE gane peso a nivel global.

"Realismo, unidad, asociaciones", defendió Borrell en una rueda de prensa al término de la reunión, en la que dijo estar dispuesto a dar un "impulso fresco" a un Consejo limitado a menudo por la unanimidad necesaria en la UE para tomar decisiones en política exterior.

Borrell llegó a la cita habiendo expuesto a los titulares de Exteriores y Defensa comunitarios sus intenciones y método de trabajo para los próximos cinco años en una carta que les remitió el pasado día 5.

"Para tener éxito, tenemos que trabajar por la unidad interior y luchar por nuestro éxito en el extranjero", advertía Borrell en la misiva, en la que alertaba además de los peligros de un mundo en el que la UE no puede ignorar que "el comercio, la tecnología, el dinero y los datos son utilizados como armas".

En esta primera sesión presidida por Borrell, los ministros se centraron en la necesidad de una nueva estrategia para África, que sufre una "enorme presión demográfica" y que es considerada como la "prioridad más acuciante" para la política exterior comunitaria.

Lograr una "estabilidad sostenible" en el Sahel, región afectada por el terrorismo yihadista, y "hacer más" por la pacificación de Libia, figuran igualmente entre las prioridades de Borrell.

Los ministros abordaron también el memorando de entendimiento entre Turquía y Libia, que extiende la zona económica marítima turca hasta aguas de Grecia y cuya legalidad la UE sigue estudiando, pero que ya ha provocado "gran preocupación" por su repercusión para los intereses europeos.

Otro asunto en la agenda era la crisis en Bolivia tras la dimisión y salida del país del presidente Evo Morales. Borrell destacó que la UE "ha sido muy activa" a la hora de pedir moderación a todas las partes y la celebración de unas elecciones.