print
 
MONTAÑISMO - SAN ÚRBEZ 2019

Una ruta salvaje y dura pero para repetir, la Dixie 200 a pedales


12
La proyección de este lunes cuenta el recorrido de cinco oscenses por el estado de Utah



ALFONSO HERRÁN
16/12/2019

HUESCA.- Doscientas millas de BTT por un recorrido salvaje, a veces sobrecogedor, variado y sobre todo, fantástico. Las proyecciones de Peña Guara San Úrbez 2019 arrancan este lunes con la titulada "200 millas de puro MTB en Utah: La Dixie 200".

Cinco oscenses y socios del club: José Orte, Pedro Albero, Jorge Aguilera, José Ramón García y Raúl Casañas, completaron el pasado mes de octubre, y por tanto hace muy poco, esta ruta estadounidense circular que enlaza varios caminos o trails míticos de la zona como Thunder Mountain, Grand View o Virgin River, a la vez que recorre varios Parques Nacionales y discurre por una estación de esquí.

José Orte, uno de los protagonistas de esta aventura a pedales, explicaba en primer lugar lo que los que acudan este lunes al Olimpia podrán ver. "Es una proyección de tres cuartos de hora con vídeos y fotos, y esperemos que guste. El viaje fue entre octubre y noviembre a un itinerario circular que se ha popularizado bastante, la Dixie 200. Son doscientas millas a través de parques nacionales y zonas de montaña en Utah pero en una zona norte fronteriza con Colorado o Nevada. También pasa por una estación de esquí y sobre todo por el Dixie National Park. Estuvimos una semana y cinco días de pedaleo. Volvimos el 2 de noviembre".

La ruta, al menos de inicio, se quería hacer en autosuficiencia, con alforjas en las bicicletas donde cargar todo el equipo necesario para vivaquear por las noches, reparar en caso de accidente y lógicamente, llevar la comida y el agua necesaria. "Seguramente lo más complicado de esta ruta es la logística, porque lo tienes que llevar todo. Es una zona muy extensa y bastante aislada y por eso necesitas de todo. Y luego las cosas que nos pasaron, pero eso es mejor que la gente venga a verlo".

Es una ruta dura, de montaña, donde la altitud y los desniveles complican mucho cada jornada. "Las medias que nos salieron diarias fueron de 60-70 kilómetros y 1500-1800 metros de desnivel positivo, y además sin saber bien qué terrenos nos íbamos a encontrar cada día. Pero en estos casos, más que contar los kilómetros, se cuentan las horas sobre la bici, y además con toda la carga que llevábamos. El objetivo era completar este itinerario y no dejarnos ningún tramo".

La zona cuenta ya con muchos senderos acotados y señalizados, y esta ruta enlazaba la mayoría. "Hay muchos senderos reseñables en la zona, con tramos singulares, y con ellos se configura al final esta ruta, pero no está marcada como tal. Es más o menos fácil seguir cada ruta, y seguir luego los enlaces entre senderos, pero como Dixie 200 no hay una señalización".

Y junto a esa dureza, también el paisaje, que hacía todo más fácil. "El paisaje es brutal. Lo primero es que toda la ruta discurre por encima de los dos mil metros de altitud, y se llegan a 3.500, lo que es siempre estar a una altitud importante y a la que no estamos acostumbrados. A partir de ahí, el paisaje era cambiante y siempre nos sorprendía. Teníamos tascas infinitas en las que parecía que en cualquier momento nos iban a salir los bisontes, coladas de lava en la zona de la estación de esquí, roca volcánica roja que hacía que pareciera que ibas por Marte o por la Luna, y bosques increíbles. Es una zona increíble por todo lo que hay, pero lo icónico es la roca roja, arcillosa, y la arena blanca. Además esta ruta te da la posibilidad de ver varios parques nacionales como Bryce Canyon. Es una zona de muchos contrastes".

La mayoría de estos bikers tienen una experiencia grande en este tipo de aventuras ciclistas, y a buen seguro que en el futuro habrá más.