print
 
RIBAGORZA - GANADERÍA

Ganaderos, cazadores y vecinos se unen para rescatar a cinco vacas en Benasque


Una veintena de personas ha ayudado a bajar a los animales desde unos 2.300 metros de altitud



ELENA FORTUÑO
02/01/2020

GRAUS.- Cinco vacas de un ganadero de Eriste, en el municipio ribagorzano de Sahún, extraviadas desde el pasado mes de septiembre han sido rescatadas este jueves en una operación marcada por el compañerismo y la solidaridad que promovió la Sociedad de Cazadores de Benasque.

Una veintena de personas, entre cazadores, ganaderos y amigos, ha participado en este rescate después de que, hace varios días, las vacas extraviadas fueran localizadas algo más arriba de la zona del Collado de Sisó, según explicó Antonio Lafón, uno de los participantes y profundo conocedor del valle tras 40 años como responsable del emblemático refugio de La Renclusa.

"Ha sido una historia de compañerismo muy importante. Uno se siente orgulloso de que haya habido tanta humanidad y ganas de hacer las cosas juntos y por una buena causa", ha comentado Lafón, satisfecho por la respuesta de sus compañeros de la sociedad de caza, de los ganaderos y de él mismo, que no esperaba responder tan bien ante este reto.

"Es emocionante pensar que se ha organizado esto en dos días y, para mí, pensar que he subido 900 metros de desnivel tal como estoy", ha indicado satisfecho, ya que actualmente está jubilado y ha atravesado por algunos problemas de salud. "He podido subir porque tenía una motivación importante. Si no es así, no lo haces. No podíamos dejar a los animales morir en la montaña. Es un tema moral", ha en relación al ganado rescatado.

Se trataba de cinco vacas, de dos años todas ellas, que estaban en la zona del Collado de Sisó, hacia la parte de Eriste, a unos 2.300 metros de altitud. Las condiciones meteorológicas favorables de estos días invitaron a realizar la operación cuanto antes, ya que una nevada copiosa en la zona habría hecho imposible acceder a ellas.

El operativo de rescate de los animales partió de la zona de los tres barrancos ya dividido en dos grupos. "Los más fuertes de los cazadores, junto con el equipo de ganaderos, han ido hacia arriba, unos para empezar a hacer el camino desde arriba y los otros para conducir a las vacas. Y el equipo de abuelos, los más lentos, hemos ido abriendo el camino desde abajo en tres pasos. Unos íbamos con las motosierras, otros detrás con tijeras de podar y los últimos separando las ramas para que pudieran pasar los bichos", detalló Lafón, quien relató algún momento de inquietud vivido en un rescate que se prolongó entre las 8 y las 18 horas de este jueves.

"En un momento dado, nos hemos equivocado y hemos encontrado un paso que no teníamos controlado. Ha sido un momento de bajón, pero hemos retrocedido y hemos vuelto a empezar", ha explicado el guarda de La Renclusa. Finalmente, los que abrían el camino desde abajo y desde arriba se encontraron, dando por expedito el camino para que pasaran las vacas, a las que guiaban los ganaderos. "Iba un ganadero delante con la campana y las vacas le seguían", ha comentado Lafón, tan cansado como ufano por una hazaña realizada a la antigua usanza, pero con medios modernos tanto para abrir el camino como para mantenerse en contacto, a través de radio.

Antes de que cayera la noche, las cinco vacas estaban a buen recaudo por parte de su ganadero en una zona próxima a la villa benasquesa. "Antes de que las cerrara, las hemos llevado a beber a una fuente y ahora estamos compartiendo una merienda para recuperar",ha concluido Lafón.