print
 
FORO ECONÓMICO DE DAVOS

Cruce de reproches por el clima entre Trump y Greta Thunberg


El presidente americano volvió a presumir de su actitud negacionista en Davos



EFE
22/01/2020

DAVOS.- El Foro Económico Mundial de Davos fue este martes el escenario de un nuevo cruce de reproches entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y la joven activista sueca Greta Thunberg a cuenta de la crisis climática. Y mientras que Trump presumió de su posición negacionista sobre el calentamiento de la Tierra y arremetió contra los "profetas de la fatalidad", Thunberg endureció su mensaje y criticó a los líderes políticos y económicos su "inacción" en la lucha por la supervivencia del planeta.

Las visiones completamente antagónicas que ambos tienen sobre el clima ya son conocidas, como lo son también algunos de los mensajes que se cruzaron a cuenta de este tema, pero este martes Thunberg y Trump los enfatizaron con sus discursos en Davos.

A primera hora de la mañana, Greta Thunberg participaba en un panel con otros jóvenes como ella en el que lamentaba que no se haya hecho "nada" en la lucha contra la emergencia climática. Después, en su discurso principal en el foro criticaba a los dirigentes políticos y económicos por haberse "rendido" ya en esta lucha y por no detener de una vez por todas -y no ya solo reducir- el uso de combustibles fósiles.

Pero antes de esta intervención ya había sido la de Trump en el auditorio principal del Foro.

El presidente estadounidense hizo un discurso triunfalista repleto de cifras económicas y centrado en el mensaje de que con él en la Casa Blanca ha vuelto "el sueño americano", en el que además presumió de la independencia energética que está a punto de lograr su país, que ya no tiene que importar combustibles a países "hostiles".

Pero sobre todo, Trump arremetió contra los "pesimistas" sobre el clima y pidió a los asistentes a Davos que rechacen a los "profetas de la fatalidad", en un claro mensaje a Thunberg y a quienes como ella alertan de esta emergencia.

Tras asegurar que está comprometido con conservar la "majestuosidad de la obra de Dios", Trump anunciaba que su país se unía a la iniciativa de Davos de plantar un billón de árboles en el planeta mientras insistía en que "este no es un tiempo para el pesimismo sino para el optimismo".

Un gesto que después criticaba implícitamente Greta Thunberg en su discurso en Davos.

"Plantar árboles está bien pero ni de lejos se acerca a lo que es necesario hacer", dijo Thunberg, para quien no se trata ya de reducir las emisiones de carbono, sino acabar con ellas para siempre si se pretende lograr el objetivo de París de que la temperatura del planeta no suba más de 1,5 grados. Además, dijo comprender que a todo el mundo le preocupe que Estados Unidos abandone el Acuerdo de París, pero reprochó que a nadie le preocupe o indigne que todos los firmantes lo estén "incumpliendo".