print
 
G20

Cambio climático, coronavirus y fiscalidad digital en el G20


La cumbre evidencia las diferencias entre Europa y EE. UU. en el régimen fiscal



EFE
24/02/2020

RIAD.- La preocupación por las implicaciones mundiales del coronavirus se coló en la reunión de ministros de Economía y Finanzas y de presidentes de los bancos centrales del G20 que concluyó este domingo en Riad, un foro en el que también fueron protagonistas el cambio climático y la fiscalidad digital. La cumbre de los jefes de las economías de los países miembros del G20 dejó un comunicado de consenso que no trasluce las grandes diferencias que separan a EE. UU. de los países europeos en relación al régimen fiscal que se debe aplicar a los gigantes transnacionales tecnológicos.

Pero el tema llamado a ser estrella de la reunión no opacó otros asuntos que forman parte de una agenda en desarrollo que alertó sobre la necesidad de dar soluciones individualizadas a los países endeudados y que destacó la urgencia de no dejar a nadie atrás en la era digital. Los países del G20 no pudieron abstraerse de los efectos que el coronavirus puede tener para la economía mundial y señalaron que "el crecimiento económico global sigue lento y los riesgos de inconvenientes continúan, incluyendo los derivados de las tensiones geopolíticas y comerciales y de la incertidumbre política".

En ese sentido manifestaron su apoyo a aumentar "el monitoreo del riesgo global incluyendo el reciente brote de COVID-19". "Estamos listos para tomar más acciones para resolver estos riesgos", afirmaron en la declaración. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, informó a los ministros de que "incluso en caso de control rápido del virus, el crecimiento de China y del resto del mundo sufrirá impacto", indicó el organismo en un comunicado.

"Dada la incertidumbre, sería prudente prepararse para los escenarios más adversos", agregó Georgieva, que ha venido advirtiendo de que el COVID-19 le costará a la economía mundial al menos una décima de crecimiento y puede suponer hasta cuatro puntos para China.

Una de las sorpresas de la reunión fue la inclusión por primera vez en un comunicado de este tipo los riesgos del cambio climático, señalando que el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) examina "las implicaciones para la estabilidad financiera" de ese fenómeno. "No creo que haya un solo país, sea o no parte del G20, que no crea en la importancia de conservar el medioambiente y en dar todos los pasos necesarios para responder al denominado cambio climático", indicó en la rueda de prensa posterior a la reunión el ministro de Finanzas anfitrión, Mohamed al Yadaan.

Con la "tasa Google" en el centro de las discusiones entre Europa y EE. UU., el asunto de la fiscalidad a las grandes multinacionales tecnológicas ocupó gran parte de los debates de los ministros, que coincidieron en que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es el entorno correcto para encontrar consenso.